•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Más de doscientos pescadores de Casares se unieron este jueves para salir a realizar sus actividades de pesca, haciendo caso omiso a la alerta que mantiene la Fuerza Naval a nivel nacional debido a los fuertes vientos.

Desde hace diez días, los zarpes en Casares y La Boquita, zona costera de Diriamba Carazo, están suspendidos, debido a los fuertes vientos que azotan la zona.

Dicha suspensión mantiene muy árida la zona de pesca, por lo que los más de 500 pescadores del balneario de Casares, se levantaron en protesta, demandando a las autoridades el permiso para salir a pescar.

Las multas por desobedecer la orden de la Fuerza Naval, van desde la ocupación de la lancha por un período de seis meses, hasta una multa de mil córdobas. Foto: Tania Narváez/END

Ronaldo José Barahona Castro, quien tiene 17 años de dedicarse a la pesca, alegó que los vientos son normales en esta temporada, por lo que no ve necesario la suspensión de la pesca.

"Eso es normal en este tiempo, Casares es una zona meramente dedicada a la pesca, no hay más trabajo que este, por eso es que nosotros como pescadores ya no estamos dispuestos a quedarnos de brazos cruzados, estamos perdiendo mucho dinero” expresó Barahona.

"Aquí todo mundo es viejo de pescar, este viento es normal, no podemos estar sentados en nuestras casas, porque la pesca está buenísima, ahí tenemos los trasmallos y hay pescado, tenemos que ir a ver antes de que se pierda más el producto", agregó el pescador.

Barahona, informó que las multas por desobedecer la orden de la Fuerza Naval, van desde la ocupación de la lancha por un período de seis meses, hasta una multa de mil córdobas.

“Si nos van a multar será a todos por igual, porque tenemos hambre", añadió.

Comercio se ve afectado

Aproximadamente  20 negocios, entre bares y restaurantes, se han visto afectados económicamente debido a la suspensión de la pesca en Casares.

"Esta situación nos afecta porque  el marisco sube de precio y nosotros tenemos que aumentar el valor de los platillos, aquí en la zona costera nos visitan muchos extranjeros y también nacionales, lo que vienen buscando es el pescado, sopas marineras, camarones, entre otros, pero la escasez de pescado nos afecta", comentó Heyzel Rosales, comerciante de comida.

Por su parte  Adaluz García, quien es comerciante de mariscos, añadió que el viento es normal en la zona, pero entiende que las autoridades quieran salvaguardar la vida humana.