•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Dirección de Auxilio Judicial se encuentra tras la pista de los cuatro delincuentes que el viernes por la mañana interceptaron la camioneta en la que el joyero José Alvarado junto a su trabajador Juan Carlos Avendaño trasladaban 9 lingotes de oro valorados en 400 mil dólares.

El robo ocurrió sobre la pista de Sabana Grande, en la periferia  este de la capital, exactamente en el sitio de Las Enramadas 500 metros al norte.

Dos días después del robo las autoridades policiales mantienen sigilo en torno a las investigaciones.

“Lo que  te puedo decir  es  que ya estamos muy cerca de capturarlos”, dijo una fuente vinculada a las investigaciones, que en todo momento exigió no fuera revelada su identidad.

La misma fuente explicó que la Policía sospecha de la participación de algún  “gato casero” en el robo, porque quienes lo ejecutaron primeramente debían tener información del traslado de los lingotes.

“Esa gente (los joyeros) cuando hacen los traslados de lingotes no siempre lo hacen en el mismo vehículo, siempre ellos cambian de medio de transporte por una medida de seguridad”, explicó la fuente policial consultada.

Extraoficialmente se conoce que José Alvarado, víctima del robo, es un joyero que tiene su negocio ubicado en una zona residencial del Distrito V de la capital y  cinco sucursales en otros puntos de Managua.