•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un grupo de especialistas en derecho coincidió ayer en que para garantizar una adecuada adopción del nuevo Código Procesal Civil (CPC, ley 902) se requiere de un cambio de mentalidad tanto de jueces como de litigantes, junto con una especialización constante por parte de ambas partes.

La entrada en vigencia del Código Procesal Civil en abril de 2017 marcó una ruptura con la forma tradicional de interponer escritos en cada una de las peticiones que realizaban las personas involucradas en procesos civiles, y se inicia a propiciar la adopción de la oralidad y audiencias públicas.

Precisamente la familiarización de la oralidad es, a juicio de Dolores Barquero Brockman, magistrado del tribunal de apelaciones de Managua, el primer gran reto que enfrenta el CPC.

“Hemos visto en la práctica que tanto los que conducen los procesos judiciales, los operadores judiciales y los abogados litigantes algunos suelen incurrir en errores que tienden a desapartarse de la nueva normativa eminentemente oral para adoptar formas del derecho procesal escrito, de forma tal que esa implementación del proceso oral y público debe ser objeto de constante monitoreo”, argumentó Barquero Brockman, 

El jurista, quien ayer participó junto con otros tres expertos en el conversatorio “Retos y Perspectivas del Nuevo Código Procesal Civil”, que organizó la Universidad Americana, enfatizó que sus comentarios eran a título personal y no en representación del cargo que ocupa.

Por su parte el juez de Distrito Civil de Ticuantepe Julio Sánchez agregó que otro de los retos para el CPC es disolver la imagen de una justicia lejana plagada de trámites excesivos y complicados.

Acoplarse al entorno cultural

Mientras que José Gerardo González, abogado litigante, destacó que otro de los principales retos es la implementación de un sistema funcional para generar la confianza en el sistema de justicia.

Por su parte Fernando Saavedra, asesor legal de la Bluefields and Indian Caribbean University (BICU), agregó que el CPC debe propiciar el acceso a la justicia desde una perspectiva multicultural, armonizando para ello elementos del derecho tradicional en la Costa Caribe y los aspectos contenidos en la Ley Civil.

Un punto de vista compartido por los panelistas es el hecho de que al haberse incluido la oralidad en los procesos del tipo civil se garantizará una mayor celeridad en los juicios, evitando así la retardación de justicia.