•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La reducción de los homicidios en países de Centroamérica como Honduras es un logro muy importante y hace más crítica la necesidad de que los gobiernos se enfoquen en la prevención para consolidar esa tendencia, dijo a Acan-Efe la representante residente adjunta del PNUD Alissar Chaker.

Cifras oficiales preliminares del 2017 indican que al menos13,129 personas fueron asesinadas en el Triángulo Norte Centroamericano, que integran El Salvador, Honduras y Guatemala y es una de las zonas más violentas del mundo pese a que no vive una guerra convencional.

Las autoridades reportaron bajadas respecto al 2016 del 25 por ciento en El Salvador, que registró 3.954 homicidios y una tasa de 60 homicidios por cada 100,000 habitantes; del 26.4 por ciento en Honduras, que contabilizó 3,791 casos y con tasa de 42.8; y del 1.37 por ciento en Guatemala (5,384 homicidios y una tasa de 26.1 homicidios por cada 100,000 habitantes).

Sin entrar a detallar cifras actuales, la representante residente adjunta del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Honduras reconoció que se ha registrado en ese país una bajada de los asesinatos, lo que tildó de “logro muy importante, teniendo en cuenta que en 2011 la tasa de homicidios era de 86.5 por cada 100,000 habitantes”.

“Hay una baja de homicidios pero hay también un cambio en la estructura de los homicidios: hay más muertas violentas de mujeres y de niñas. Tenemos que tomar en cuenta estos detalles”, alertó la funcionaria del PNUD.

Chaker agregó que la bajada del número de asesinatos es producto de una política pública basada en “un poco de prevención pero mucho de control”, puesto que las autoridades policiales y militares están “son más activas en Honduras”.

“Ha habido una tendencia al control y está dando resultados casi rápidos en Honduras. Ahora, entiendo que el Gobierno quiere enfocarse más en temas de prevención”, afirmó la funcionaria internacional.