•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Con  heridas en la espalda, en la región torácica y una pierna, provocadas por las mordeduras de un perro de raza pitbull, una mujer fue ingresada ayer al Hospital Regional Escuela San Juan de Dios de Estelí.

La afectada es María Arauz, de 57 años y residente del sector conocido como “Villa Cuba”, ubicado en la zona periférica noroeste de Estelí.

Los hechos sucedieron en la casa número 83 de ese barrio, compuesto por familias que fueron reubicadas por la alcaldía y el gobierno central, puesto que hace aproximadamente cinco años vivían en lugares que constantemente sufrían de inundaciones y deslizamientos de tierra.

Al parecer, a otro vecino del sector el perro se le escapó el perro por el patio de la casa y de forma inesperada atacó a la mujer cuando ella regresaba a su hogar, luego de realizar unas diligencias familiares.

Owen Omier Pérez, oficial de la Cruz Roja filial Estelí, dijo que es el primer caso que se reporta de este tipo en lo que va del año 2018 en Estelí.

Vecinos del lugar auxiliaron a la afectada y espantaron el perro, para que cesara el ataque.

Un perro de la raza pitbull. Archivo/END

Mientras, socorristas de la Cruz Roja -atendiendo un llamado de auxilio- se presentaron al sitio y luego de brindarle los primeros auxilios, trasladaron a la mujer al Hospital Regional Escuela San Juan de Dios, de Estelí.

En el centro médico la ingresaron de emergencia y su situación de salud es estable y se recupera satisfactoriamente, según dieron a conocer fuentes médicas.

Las autoridades del Ministerio de Salud,(Minsa) realizan las respectivas investigaciones, junto con la Policía Nacional, para investigar el caso y determinar las condiciones de salud del perro, entre ellas sin ya estaba vacunado contra la rabia.

En diciembre del año pasado otro perro de la misma raza mordió a un ciudadano de la tercera edad cuando regresaba a su casa, ubicada en el barrio “Santo Domingo”, en la parte centro este de la ciudad.

En su momento, las autoridades del Ministerio de Salud determinaron que el perro no tenía rabia, pero los familiares de la víctima se quejaron porque el dueño del animal no asumió los costos correspondientes a los medicamentos que necesitó el afectado.