•  |
  •  |
  • END

PUERTO CABEZAS, RAAN

Líderes del Consejo de Ancianos de la Mosquitia, en la Costa Caribe de Nicaragua, denunciaron un boicot de parte del gobierno hacia la Gran Asamblea prevista a celebrarse del 17 al 20 de abril.

Camelias Henríquez, Presidente del Consejo de Ancianos, denunció un sinnúmero de maniobras sucias de parte del gobierno, con el fin de entorpecer la gran concentración popular, que no ha podido dar inicio.

El anciano manifestó que a pesar de que ya se habían hecho las coordinaciones necesarias para la utilización del polideportivo, como local de la asamblea, de última hora hubo resistencia y falta de voluntad de parte del alcalde Guillermo Espinoza, quien después de ser presionado por los líderes que se presentaron junto con unos comunitarios a la sede municipal, decidió cederles las llaves de entrada.

Les quitaron tortugas

De la misma manera, dijo que les han suspendido el servicio de electricidad, y, por si fuera poco, el pasado jueves, cuando una delegación de la comunidad de Awas Tara llegaba al muelle con ocho tortugas, como parte de su aporte para ayudar en la alimentación de los asistentes de la asamblea, fue impedida de subir al muelle por parte de miembros de la Alcaldía, del Gobierno Regional, de la Procuraduría Ambiental y del Marena. Les decomisaron las tortugas y las dejaron ir al mar, con el argumento de que dicha especie está en veda.

“Nosotros entendemos que la veda de la tortuga establece la prohibición de la pesca y comercialización, sin embargo, no prohíbe el consumo de la comunidad, y en el caso del aporte de la comunidad, no se trata de comercio”, cuestiono el veterano líder.

El presidente del Consejo de Ancianos también denuncio que autoridades del Gobierno los han señalado de “viejos locos”, por estar promoviendo la idea de independencia de la Costa Caribe, al tiempo que no han querido aportar ni un grano de arroz para el apoyo logístico de la asamblea.

La finalidad de la Gran Asamblea es el reclamo ante el gobierno por el derecho a la tierra que tienen los indígenas ramas, miskitos, creoles, sumos y demás grupos autóctonos de la Costa, que se sienten invadidos y despojados de las tierras en las que por siglos han vivido sin títulos, sin fronteras y en armonía.

Otro de los objetivos fundamentales de la asamblea es elegir a un “Wihta Tara”, que traducido al español significa Gran Juez, el que a su vez tendrá el poder y representación de todas las comunidades indígenas y afrocaribeñas que hay en las regiones del Caribe.

“La idea es ir trabajando con miras a la independencia de nuestra Costa, que después de más de cien años de haber pasado al Estado de Nicaragua, no logra salir al desarrollo; en cambio, nos han saqueado todos nuestros recursos y nos han dejado más pobres, no conformes con eso, en los 80 nos llevaron a una guerra donde hubo mucha sangre inocente que reclama indemnización”, puntualizó el anciano Camelias Henríquez.

A la asamblea han sido invitados representantes de las diferentes embajadas, la ONU, el gobierno central, gobiernos municipales y autoridades regionales, de los cuales, ninguno había asistido hasta ayer.