•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Nicas que viven en Nueva York se lucieron este domingo celebrando el 151 aniversario del nacimiento del poeta nicaragüense Rubén Darío. La actividad se celebró en el restaurante MexNica, Long Island, NY. Contó con la presencia de la embajadora de Nicaragua en las Naciones Unidas, María Rubiales de Chamorro, entre otras personalidades nicaragüenses que radican en Estados Unidos. 

El “homenaje de lujo”, como denominaron sus organizadores a la actividad sobre el natalicio de Darío y la cual fue abierta al público, tuvo como cocinero central al chef nicaragüense Javier Álvarez, quien fue el encargado de preparar los suculentos platillos en homenaje al príncipe de las letras castellanas.

El chef Álvarez, quien ha venido revolucionando el arte de preparar y cocinar la comida tradicional nicaragüense a nivel internacional, destacó que la preparación de los platillos para celebrar el natalicio de Darío fue basado en los gustos que el poeta tenía por la comida nicaragüense y europea.

El chef, que admira las poesías de Darío, explicó con detalle las razones de la preparación de los diferentes platos de comida que sirvió en el evento.

“Preparé tres platos favoritos del poeta, el primero fue de albóndigas. Este platillo lo hice en honor a uno de mis cuentos favoritos de Darío “Las albóndigas del Coronel”. El segundo fue un lenguado, este lo preparé porque era una de las comidas favoritas que al poeta le encantaba que su amada, la española Francisca Sánchez, le preparaba cuando vivieron en Europa. Por ultimo preparé un Pío V, para recordar la infancia de Darío y sus memorias cuando vivió con sus padres de crianza, el coronel  Félix Ramírez Madregil y su esposa Bernarda Sarmiento Mayorga en la casona de León”, explicó el chef.

Un baile folclórico durante el acto. Carlos Solís/END

Álvarez resaltó además la importancia de haber puesto su arte culinario para cocinar en el natalicio de Darío. Para eso destacó que tuvo que poner toda su experiencia para usar las mejores técnicas aprendidas a lo largo de su carrera como chef en Nueva York, para  preparar el menú que se sirvió en el evento.

“Como nicaragüense me enorgullece cocinar al mejor estilo y gusto de uno de los grandes de nuestra patria. Rubén Darío puso bien en alto nuestra bandera por todo el mundo y creo que todo nicaragüense tiene el deber de honrar su memoria y de conocer su legado. Tenemos que sentirnos muy orgullosos de ser nicaragüenses y de la patria que un día Darío la soñó en grande”, manifestó Álvarez. 

Pero el poeta nicaragüense no solo tenía un buen gusto por la comida, sino que también por las bebidas alcohólicas. Para explicar los gustos de Darío por estos tipos de bebidas etílicas, el nicaragüense Ariel Lacayo, un experto en vinos, explicó de una forma sencilla el por qué el maestro de la poesía era un amante a este tipo de bebidas.

El acto se realizó en Nueva York. Carlos Solís/END

Doña Martha Sánchez, una nicaragüense originaria de Condega, Estelí, quien lleva más de 23 años viviendo en Nueva York, dijo haber aprendido mucho de todas las explicaciones que se dio en el evento sobre los gustos del gran Rubén Darío y en especial sobre sus gustos por los vinos.

“Me siento muy emocionada de haber sido parte de un evento tan lindo como fue la celebración del natalicio de nuestro gran poeta. Realmente hoy descubrí que Rubén Darío y yo teníamos los mismos gustos”, dijo riendo.
La celebración por el aniversario de Darío también estuvo llena de derroche cultural. Grupos folclóricos nicaragüenses radicados en New Jersey y Nueva York se tomaron el salón del restaurante para bailar. El cantante nica conocido como el príncipe del bolero, Armando Rico, cantó varias canciones dedicadas al poeta, mientras que la actriz y modelo nicaragüense, María de Jesús  Castellón, recitó el poema de Darío “Margarita está linda la mar”.