Ingrid Duarte
  •  |
  •  |
  • END

Granada

Los especialistas en medio ambiente, Julio Cano Romero, director del programa radial “Verde Estepa”, y Jaime Barberena Meza, ex secretario del Concejo de Granada, se pronunciaron en desacuerdo con el corte ilegal de árboles centenarios que se está dando en la Reserva Natural Volcán Mombacho, donde algunos miembros de los Consejos del Poder Ciudadano (CPC) recibieron permiso de las autoridades ambientales para derribar dos jenízaros y un guanacaste.

El llamado a no continuar talando el bosque lo hicieron los ambientalistas, luego de que se supo de la autorización que dieron los delegados departamentales del Marena y del Inafor para cortar los árboles que supuestamente están enfermos, y que atentan contra la seguridad de los visitantes. “Si hablamos de cortar un árbol centenario, estamos hablando de perjudicar aproximadamente una manzana de tierra, las consecuencias van a ser gravísimas. Más bien deberíamos reforestar el área y llevar viveros con las especies nativas”, señaló Cano.

A su juicio, no debe considerarse válida la justificación de que los árboles talados estaban fuera del área protegida, y, por el contrario, debería poner en alerta a las instituciones sobre el papel que están desempeñando. “Me extraña que hayan dado esa justificación, porque cortar un árbol es prohibido, sea donde sea. Recordemos: el Inafor es el garante de la Ley 427 y su misión es sembrar no cortar”.

Por su parte, Barberena Meza reforzó que aunque la ley considera como área protegida a partir de los 850 metros sobre el nivel del mar, las autoridades deberían preservar el estado de los árboles que se localizan en el sitio de amortiguamiento, y al mismo tiempo aclarar y divulgar sobre las especificaciones contempladas en la legislación correspondiente.

“Existe un mal manejo de los términos de la ley, y creo que debemos hacer una definición con claridad meridiana, para que no haya malos entendidos. Pero además, hay que organizar las diferentes zonas de la Reserva para evitar que con la excusa de la leña, empiecen a talar y a extraer la madera preciosa o madera roja, como el pochote, guanacaste, cedro real, cedro macho y caoba”. No obstante, el ex secretario reconoció que el permiso otorgado por las autoridades departamentales obedeció, de cierta manera, a las imprecisiones de la ley.