•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Si hace un año y medio atrás alguien le hubiera dicho a Junior Alexander Pérez que estaría parado frente a un pódium de premiación oyendo el himno de Nicaragua en su primera competencia internacional de alto nivel, no lo hubiera imaginado.

El rostro del joven de 23 años refleja orgullo y esa fue una de las primeras palabras que salió de su boca al ser entrevistado por los reporteros que se le acercaron una vez concluida la ceremonia de premiación en la competencia de powerlifting de los II Juegos Paracentroamericanos.

“Vamos desarrollando poco a poco y esperamos con la fe en Dios seguir cosechando éxitos”, cometa Pérez a los periodistas.

Concretando sueños

El joven atleta mide un poco más de 1.30 centímetros de estatura, pero eso no ha sido impedimento para ir tras la caza de sus sueños. El primero de ellos lo concretó a mediados de enero en Managua durante los II Juegos Paracentroamericanos. En ese certamen Pérez se alzó con la medalla de plata en la categoría de 49 kilos al conseguir un levantamiento de 55 kilogramos de peso.

“Gracias a Dios me vino la oportunidad aquí en mi país de poder lograr un triunfo que no me esperaba sinceramente y, bendito Dios, pude lograr mi segundo lugar aquí en los Paracentroamericanos”, afirma Pérez.

Ante los periodistas, Pérez  se siente en confianza, ya que en unos pocos meses él mismo se convertirá en uno, pues está por concluir sus estudios en la Universidad de Managua (UdM).

Precisamente vincularse en un medio de información es el segundo sueño que el joven residente en el anexo primero de la colonia 1 de Mayo de Managua aspira poder concretar a futuro.

“Espero en Dios poder llegar a trabajar en un medio de comunicación”, dice; y el momento le da la posibilidad de realizar una primera entrevista, ya que un reportero televisivo le pide que averigüe el estado de ánimo a su compañero de selección Enoc Ponza, quien ese mismo día logró conquistar la medalla de oro en la categoría de 59 kilogramos. 

El inicio

Dieciocho meses atrás, Pérez tomó un bus de transporte colectivo que cambió su vida para siempre. Cuenta el joven que ese día en particular se dirigía a hacer unas diligencias familiares cuando un tipo fornido y de aspecto serio entabló conversación con él.

El fortachón al que el atleta hace referencia era Miguel Zepeda, entrenador de la selección nacional de powerlifting y con experiencia en el adiestramiento de halterofilia (levantamiento de pesas) en competencias desarrolladas en Nicaragua y en el extranjero.

Junior Pérez durante su competencia en la disciplina de Powerlifting. Bismarck Picado/END

En esa charla, Zepeda preguntó a Pérez si practicaba alguna disciplina deportiva, si sabía que existía un deporte llamado powerlifting en el que podía competir. En un primer momento el joven se mostró desconfiado, pero poco a poco fue entrando en confianza y terminó por intercambiar datos con el entrenador. 

“Primero tuve desconfianza porque no es tan común que alguien te hablé así de primas a primeras en un bus, pero bueno, gracias a él es que estoy aquí”, señala Pérez.

Hasta antes de ese encuentro, el único deporte que Pérez había jugado en su vida era futbol sala, pero unos días después del encuentro en el bus, el joven decidió llamar a Zepeda, aceptó su oferta y comenzó a  entrenarse en el gimnasio.

En esos primeros meses, Pérez dio inicio a la preparación de su estructura física con ejercicios para desarrollar fortaleza en los brazos y antebrazos, piernas y espalda. Aprendiendo la técnica correcta del levantamiento en la banca de press, así como la reglamentación que rigen las competencias.

Fue escalando poco a poco y dándose a conocer entre el gremio local, así mismo conforme participaba en competencias nacionales, ganaba confianza y también su derecho para integrar la selección nacional de pesas. 

Tres veces por semanas él y sus otros tres compañeros seleccionados entrenaban cada tarde, incrementando cada vez la cantidad de peso que podían levantar, las rutinas y realizando ajustes para la competencia.

Roce internacional

En diciembre del año 2017, Pérez tuvo su primera experiencia a nivel internacional. Fue durante un torneo invitacional en México, pero desafortunadamente no pudo conseguir una buena actuación. Pero eso, lejos de desanimarlo, más bien le sirvió como factor de motivación para prepararse de mejor manera.

La rutina de entrenamiento desarrollada por Pérez le permitió poder alcanzar su meta: ganar una medalla en el certamen, un logro del cual el joven no puede evitar sentirse orgulloso. “Llevo un año y medio practicando este deporte y gracias a Dios logré un triunfo que es bastante grande para mí”, señala.

Junior Pérez y Enoc Ponza muestran orgullosamente sus medallas. Bismarck Picado/END

Si hay algo que el atleta lamenta es el hecho de que su mamá no pudo estar presente para presenciar su coronación en los Juegos Paracentroamericanos, debido a que tiene algunos problemas de salud que le impiden desplazarse con comodidad.

Lo que viene a futuro 

Pérez tiene un hermano y actualmente comparte la casa con su mamá. Ella es la razón que le inspira un tercer sueño, ya que aspira a lograr un empleo para poder ayudarle con sus gastos y medicamentos.

“No tengo trabajo, a nosotros como deportistas nos dan una ayuda, pero esperamos que en nuestro deporte lleguemos a tener patrocinio de las empresas, que apoyen a este deporte porque sería una gran ayuda para nosotros”, afirma Pérez.

En el plano deportivo, el atleta aspira poder ganarse un puesto en el grupo de seleccionados que representen a Nicaragua en los VI Juegos Parapanamericanos que están previstos a desarrollarse en Lima, Perú, en el año 2019.

Al ser consultado sobre el momento justo en el que le fue revelado que no crecería mucho, Pérez señaló que no recuerda la edad precisa, pero expresó que eso hasta ahora no ha sido impedimento para lograr sus metas.

¿Qué es el powerlifting?

Es un deporte de fuerza en el cual los contendores tienen un máximo de tres intentos para levantar determinada cantidad de peso. Existen tres jueces que valoran la competencia. En el caso de los juegos paralímpicos únicamente se rigen con el press de banca, es decir, empleando solamente el levantamiento del peso acostado. 

Los criterios para valorar el desempeño de los atletas pasan por la técnica empleada para realizar el levantamiento (acatando la orden del juez, evitar en lo posible la flexión de los antebrazos). Para que un levantamiento sea válido, dos de los tres jueces deben dar su aprobación.