•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Según los registros de la Dirección de Policía de Tránsito Nacional, en el período del 1 de enero 2018 al 4 de febrero, en las calles del país han muerto en accidentes 57 personas, de las cuales 15 eran peatones.

En Managua, uno de los puntos de gran accidentalidad es el cruce del mercado Roberto Huembes. 

El vigilante José Antonio Cruz Guadamuz, de 55 años, murió de forma instantánea la tarde de ayer al ser arrollado por un bus de la ruta 106, conducida por Carlos González. Algunos testigos afirmaron que el guarda cruzó la vía de forma imprudente e impactó en el costado derecho del bus y luego cayó sobre las llantas.

El accidente se registró en la entrada que conduce a la Escuela Normal Alesio Blandón. La Policía del Distrito V se presentó al lugar para realizar las indagaciones y determinar o descartar responsabilidad penal. Los familiares se hicieron presentes al momento que el cadáver era trasladado en una patrulla hacia las instalaciones del Instituto de Medicina Legal.

También ayer un niño de seis años es el cuarto niño que fallece en accidentes peatonales en Managua, este año. El menor acompañaba a su madre cuando cruzó la calle sin avisar y fue atropellado por una furgoneta en Ciudad Sandino. El niño se llama Everth Alexander Portillo Obregón, de 6 años, y su mamá Priscila Marbelly Obregón. El conductor de la furgoneta se llama Gustavo Galo, de 46 años.El cadáver del vigilante. Orlando Barrios/END

El lunes por la tarde sonó el agudo ruido de la fricción de la llanta sobre el asfalto y luego el escalofriante sonido del golpe de los cuerpos y la cabeza cayendo sobre el pavimento de la ampliada pista La Solidaridad, donde en menos de una semana al menos cuatro accidentes dejaron a una persona muerta y tres lesionadas.

La escena ocurrida a las 3:00 p.m. del lunes tuvo como testigos a un centenar de personas que estaban en la parada de buses, desde donde pudieron presenciar el impacto de los motociclistas contra una peatón de poco más de 60 años de edad. 

Ayudada por transeúntes, ella se quedó sentada sobre la vía, con la mirada perdida, mientras esperaba el arribo de la ambulancia. Los testigos señalan que la peatón hablaba por su teléfono móvil y con la distracción no vio la moto que iba muy orillada a la izquierda.

“En la mañana también atropellaron a otro. Abrimos la semana con dos golpeados, pero eso pasa a cada rato”, señala Elías Carmona, uno de los vendedores ubicados sobre el andén de la parada de buses del mercado.

La escena también ocurrió a eso de las 4:00 p.m. del miércoles, cuando una camioneta a exceso de velocidad se pasó llevando a otra persona que intentaba cruzar la calle.

“Es peligroso. Al día hasta tres personas salen accidentadas. Un problema es que el puente lo colocaron mal (a 200 metros). Allá no cruza tanta gente como aquí, y de todos modos casi nadie lo usa. Yo no lo uso, está muy largo”, alega María Calero, mientas una docena de personas sorteaba buses y camiones para llegar al otro lado de la calle. Según estimaciones de la Alcaldía de Managua, a diario circulan unos 40,000 vehículos en el sector.15  peatones muertos se registran por accidentes de tránsito en lo que va del año.

Según Joselyn Barrios, con 13 años de vender en la parada de buses del populoso mercado ubicado en el Distrito V de la capital, al día puede haber dos o tres incidentes de tráfico, por lo que considera que las autoridades municipales y de tránsito deberían hacer algo al respecto.

Socorro Rodríguez, que tiene un tramo con frutas, considera que estos accidentes tienen que ver con la falta de educación de la gente, que no aprende del peligro que corre al pasar la pista ancha. 

“Muchos de los accidentados son personas mayores. La familia de esa gente anciana no debería dejar que salgan solos. Deberían acompañarlos para evitar un accidentes”, dijo Socorro Rodríguez, cuya propuesta es que pongan a agentes policiales a dar el paso, cuya presencia también reduciría los robos en esa zona.Los accidentes de tránsito están a la orden del día Archivo/END Mercedes Mayorga indicó que un problema es que cuando terminaron la calle dejaron huecos en las vallas de concreto que dividen la vía y “los peatones se pasan sin cuidado, además no hay ninguna señalización que indique que ahí pasa gente, ese es un problema para las personas ancianas que padecemos dolores en las piernas y no podemos subir. Entonces tenemos que arriesgarnos en el peligro”.