•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La cantidad de adultos de 30 años de edad que está sufriendo complicaciones severas derivadas de enfermedades crónicas, principalmente infartos y accidentes cerebrovasculares, ha aumentado de manera “alarmante” en Nicaragua, afirmó la doctora Elieth Díaz, especialista en medicina interna. 

“Vemos pacientes muy jóvenes con enfermedades cardiovasculares severas, antes no se miraba eso, lo que la literatura decía es que el paciente se infartaba de la quinta a la sexta década de vida, ahora ya no se cumple, hay muchos pacientes con enfermedades crónicas a temprana edad”, aseguró la especialista. 

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la hipertensión es el principal factor de riesgo para sufrir una enfermedad cardiovascular y en Nicaragua hay 208,982 pacientes diagnosticados con este padecimiento crónico, el más común a nivel nacional, según las estadísticas del Mapa de Padecimientos del Ministerio de Salud (Minsa). La hipertensión es el principal factor de riesgo para sufrir una enfermedad cardiovascular.Archivos/END

En la mayoría de los casos, las complicaciones ocurren debido a que los pacientes no se dan cuenta que padecen hipertensión, puesto que en el 90% de los casos esta enfermedad es asintomática y en el país no existe la costumbre de realizarse los chequeos médicos pertinentes cada año, consideró la especialista. 

“El paciente se da cuenta que es hipertenso cuando de casualidad llega a la consulta y le dicen que tiene cifras tensionales elevadas o cuando ya tiene una complicación crónica”, indicó Díaz. 

El síndrome metabólico

Sin embargo, los infartos y los eventos cerebrovasculares están también relacionados con el síndrome metabólico, que engloba las afectaciones por el sobrepeso u obesidad, la diabetes y/o la hipertensión, y los niveles altos de colesterol dañino en la sangre de la persona. El síndrome metabólico también se ha vuelto algo más común entre los pacientes nicaragüenses Óscar Sánchez/END

“El boom es la obesidad y el sobrepeso. El síndrome metabólico es el conjunto de todo: diabetes, hipertensión, sobrepeso y obesidad, dislipidemia (colesterol malo elevado); son factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares”, añadió. 

El síndrome metabólico también se ha vuelto algo más común entre los pacientes nicaragüenses, agregó Díaz, quien además recalcó que esto se debe principalmente al exceso de sal en los alimentos, a consumir comida chatarra, exceso de alcohol y a la falta de ejercicio. 

Según el Mapa de Padecimientos, los infartos cobraron la vida de 2,687 personas en el país el año pasado y fueron la segunda causa de muerte, después del cáncer; mientras que los accidentes cerebrovasculares provocaron 1,278 fallecimientos. 

Además, la Organización Mundial de la Salud incluyó en el informe más reciente sobre Nicaragua, publicado en noviembre pasado con datos de 2016, que el sobrepeso afecta al 46.1% del total de la población en el país y se estima que un 15.5% de nicas padece obesidad.

Tabaquismo es letal

Por otro lado, los infartos están relacionados al consumo excesivo de tabaco o el inicio del tabaquismo a tempranas edades, aseguró el doctor Rolando Jirón, especialista en cardiología.

“Aunque los cánceres tomaron la delantera en cantidad total de números, todavía las enfermedades cardiovasculares siguen matando a la población nicaragüense”, señaló el cardiólogo, haciendo referencia a las estadísticas del Minsa. 

Los especialistas coinciden en que para prevenir afectaciones al sistema cardiovascular es esencial detectar tempranamente cualquier anomalía en los chequeos médicos rutinarios, que deben realizarse cada año. 

“Siempre es importante la educación en los pacientes. Cuando sientan un malestar acudan al médico para que les pueda realizar un electrocardiograma en el momento de la taquicardia, es fundamental para llegar al diagnóstico y posteriormente al tratamiento”, precisó el doctor Jirón.

Por su parte, la internista Díaz agregó: “Todo mundo sabe que no debe consumir gaseosa o comidas prefabricadas, pero hacemos caso omiso”

“Lo ideal en todo este prototipo de enfermedades es que el paciente haga prevención, ante todo es eso: hacer un chequeo médico anual de rutina aunque no haya síntomas. Además hay que hacer énfasis en los estilos de vida saludables: hacer ejercicio y evitar todo lo que sean condimentos y sazonadores, porque la sal es lo que hace que el paciente tenga mayor predisposición a elevación de la presión arterial”, subrayó.