Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Volz es un apellido que en Nicaragua sigue causando convulsión, a pesar que su poseedor, el ex convicto estadounidense Erick Stanley Volz, salió de la cárcel y del país desde el pasado 21 de diciembre en medio de una agitada polémica judicial que ha dado paso a diversas controversias sociales, políticas y hasta económicas.

Ayer, el magistrado sandinista de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Rafael Solís, anunció por medio de la oficialista Radio Ya, que el Consejo de Administración y de la Carrera Judicial de la Corte investigará el caso de la liberación de Volz.

De acuerdo con la información, Solís indicó que hoy miércoles, 26 de diciembre, serán citadas las autoridades de este Consejo, para abrir una investigación y conocer a fondo qué ocurrió en el caso de Volz.

Informó, además, que la investigación abarcará todo el proceso judicial, las pruebas que figuran en el proceso, las declaraciones testificales y las actuaciones de los jueces.

“Tomamos esta decisión por el clamor del público contra la liberación del norteamericano, y por la opinión de juristas del país que han pedido investigar a fondo este caso”, dijo Solís a la emisora oficialista.

Volz y la muerte
¿Quién es Volz? El joven de 28 años vino a Nicaragua entre 2003 y 2004 a establecer negocios de bienes raíces y promociones turísticas que lo llevaron al costero pueblo de San Juan del Sur, en el Pacífico Sur de Nicaragua.

Ahí conoció a Doris Ivania Jiménez, una agraciada y popular jovencita veinteañera que participaba en los concursos de belleza del turístico pueblo, donde vivió con ella una historia de amor, la cual concluyó violentamente cuando la joven fue encontrada asesinada en noviembre de 2006.

Volz fue acusado del crimen, y junto al nicaragüense Julio Martín Chamorro, enjuiciado y sentenciado a 30 años de prisión por asesinato atroz y violación contra Doris Ivania. La familia del estadounidense inició una intensa y extensa campaña por la liberación del acusado, que incluyó declaraciones del Departamento de Estado de Estados Unidos (EU) a Nicaragua.

Volz tiene miedo
Todo concluyó para Volz cuando el Tribunal de Apelaciones de Granada emitió una polémica sentencia que ratificó la condena contra el reo nicaragüense, pero dejó libre al hasta entonces convicto norteamericano, quien tras conocer el veredicto, salió del país rumbo a Estados Unidos, donde se encuentra escondido de las cámaras de los medios de comunicación.

Recientemente, la madre de Volz, María Margarita Anthony, dijo a periodistas norteamericanos que su hijo le confesó que en Nicaragua querían matarlo, y que temía que tras su liberación lo buscasen en suelo estadounidense para asesinarlo. Por ello, la familia del joven lo tiene bajo custodia, clandestino y con tratamiento médico-sicológico.

Pero mientras el estadounidense Volz ya está lejos de Nicaragua, en el país su apellido evoca controversias políticas, sociales y económicas entre los distintos sectores de poder nicaragüense.