•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las actuales prácticas de consumo y la amenaza del cambio climático obligan a pensar en una alternativa para obtener agua potable. 

Un grupo de especialistas en el tema de agua y saneamiento recomienda utilizar agua de lluvia para evitar la escasez de este líquido. Álvaro Rodríguez, de la organización Amigos de la Tierra España, y Yader Campos, de la fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes), concluyeron que en Nicaragua debería incentivarse la cosecha de agua de lluvia. 

Durante una conferencia en la Universidad Centroamericana (UCA), Rodríguez afirmó que cosechar agua de lluvia es necesario en lugares donde las alternativas de agua potable no existen. 

“Cuando los pozos están contaminados o se ha secado los ríos, el sistema de captación de lluvia es sostenible”, dijo. 

El experto señaló que en lugares como Chinandega norte se hicieron más de 200 sistemas de cosecha de agua de lluvia a nivel de tanques, entre 2013 y 2014, con capacidad de 16 metros cúbicos, y de igual manera en Santa Rosa del Peñón se construyeron más de 20 sistemas de 16 metros cúbicos con tanques de ferrocemento. Usar el agua potable para lavar la acera o un auto no será sostenible dentro de poco tiempo. Lo mejor es utilizar agua de lluvia o reciclada.  Archivo/END

Otras organizaciones están promoviendo estos sistemas en otras zonas secas, aseguró Rodríguez. 

Explicó que en las zonas secas del país, donde hay 500 milímetros anuales de lluvia, la más baja de Nicaragua, una casa que mida 10 metros cuadrados tiene el potencial de captar 5,000 litros de agua, con los que se pueden satisfacer necesidades como lavarse los dientes, lavar platos, cocinar alimentos. 

La futura fuente de agua

Según los expertos, hay dos sistemas que se utilizan actualmente en el país, uno de ellos es el modelo tradicional de la canaleta y el recipiente de almacenamiento. Generalmente se utiliza un tanque de plástico que conserva la calidad del agua, sin embargo, es costoso. 

Los tanques plásticos de almacenamiento más pequeño de 5,000 litros rondan entre los 10,000 y 12,000 córdobas. Otra opción son los tanques hechos de ferrocemento, que no adquieren moho, pero el precio no es diferente al primero por la mano de obra para hacerlo. ​

La gente utiliza el agua que captura en estos sistemas para uso doméstico e incluso de consumo.  El agua que se almacena en estos recipientes puede estar al menos tres meses, después no se recomienda usarla porque la calidad de esta baja, aseguró Rodríguez. Otro método de cosecha de agua que se practica en Nicaragua es la captación a través de pozos de infiltración. Según Campos, este sistema lo utilizan en algunos municipios de León y los resultados han sido positivos. 

La técnica consiste en hacer un hueco de un metro cúbico cerca de un pozo artesanal, el cual se rellena de material como piedra triturada o piedrín y se le coloca una malla de retención de sedimentos. Campos afirmó que esto ayuda a canalizar el agua de lluvia a la zona de recarga del pozo y que desde el 2015, cuando empezaron a aplicar el sistema, han constatado que estas fuentes ganan 45 metros cúbicos de agua en tres meses. La práctica de la cosecha de agua no es nueva, data de hace 4,000 años, cuando las primeras civilizaciones lo hacían. En países como Brasil o Costa Rica hay sistemas de captación de lluvias de hasta 10 hectáreas para uso agrícola.  Archivo/END

Los filtros caseros son necesarios para potabilizar mejor el agua de lluvia. 

Antecedentes 

Rodríguez manifestó que en países como Brasil o Costa Rica hay sistemas de captación de lluvias de hasta 10 hectáreas para uso agrícola. Y en México existen algunos a niveles comunitarios que benefician a 2,000 personas a la vez.   

“Nicaragua no tiene aún sistema de captación de agua de lluvia comunitaria y para la agricultura. No hay registro de que hayan sido probados”, dijo. 

El experto expresó que, por el momento, sería interesante promover subsidio para comprar tanques, para que la gente pueda usarlos. “Con la lluvia tenemos un potencial gigantesco para ahorrar agua. Las familias en el contexto de cambio climático deberían hacerlo”, aseveró.Un grupo de especialistas en el tema de agua y saneamiento recomienda utilizar agua de lluvia para evitar la escasez. Archivo/END

Lluvia en la ciudad 

Claudio Wheelock, director de la Estación Solar Julio López de la Fuente de la UCA, aseguró que si la gente en las ciudades utilizara agua de lluvia para hacer las cosas que hacen con el agua potable,  podría disminuir la presión sobre este recurso. “Es terrible ver gente que barre la acera con agua, eso es un desperdicio tremendo. En esa agua se ha gastado dinero, en bombearla y purificarla a las viviendas. Eso no va a ser posible sustentarlo dentro de poco tiempo”, aseguró el experto.