•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una reforma a la Ley Electoral aprobada este miércoles en el Parlamento quitó funciones al presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), trasladando todas las facultades administrativas y representación legal de ese poder del Estado a la figura del vicepresidente

Por lo tanto, Roberto Rivas Reyes, actual presidente del CSE, se mantiene en el cargo pero sin los poderes administrativos y financiero que ejercía antes de la reforma.

El cambio a la Ley fue propuesto por la bancada del gobernante Frente Sandinista (FSLN) y el plenario del Poder Legislativo la aprobó con carácter de urgencia con 74 votos. Solo fue modificado el Artículo 14 de la Ley 331, que define las funciones del presidente y vicepresidente del CSE.

La primera parte del Artículo 14 de la Ley Electoral señala ahora que son atribuciones del presidente del Poder Electoral: presidir el CSE y convocarlo por iniciativa propia o a solicitud de tres de sus miembros, cumplir y hacer cumplir las resoluciones del Consejo.

Estas son las únicas tareas que le quedan al actual presidente, mientras permanezca  a la cabeza de esa institución.

La segunda parte del artículo, donde se hizo el cambio sustancial, indica que son funciones del vicepresidente del CSE: administrar y ejercer la representación oficial y legal del Consejo Supremo Electoral.Roberto Rivas Reyes, actual presidente del CSE Cortesía/END

Entre las nuevas facultades del vicepresidente del CSE están: Proponer para su aprobación el nombramiento del secretario de actuaciones, un cargo que no podrá recaer en ninguno de los magistrados propietarios o suplentes; proponer el nombramiento del secretario general y de los directores generales; y el anteproyecto de presupuesto, tanto el ordinario como el de los procesos electorales.

Antes, esas facultades correspondían al presidente de esa institución, es este caso a Roberto Rivas Reyes, quien no ha participado en ningún evento público del CSE desde que a finales de diciembre pasado el Gobierno de Estados Unidos lo incluyó en la lista de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), junto con otras 13 personas de diferentes países sancionadas financieramente por Estados Unidos, bajo la Ley Global Magnitsky, señalándole de cometer actos de corrupción.El cambio a la Ley fue propuesto por la bancada del gobernante Frente Sandinista EFE/END

Esta reforma constituye un duro golpe por parte de la Asamblea Nacional, que busca,  según el texto aprobado por los diputados, la “agilización en la gestión administrativa de ese Poder del Estado”, y los cambios se hacen para mantener “la dinámica del proceso integrado de los proyectos de Registro Civil, Cedulación y Empadronamiento Electoral”.

Por esos motivos, explica la reforma,  se hace “oportuno que la administración del Poder Electoral pueda ser ejercida por el vicepresidente”.

La reforma “fue impulsada para darle más agilidad a las operaciones del CSE”, declaró Edwin Castro, jefe de la bancada sandinista.

La medida fue “para darle mayor operatividad al CSE(…). Se hizo con un respaldo mayoritario de más de dos tercios de la Asamblea Nacional (de los legisladores)”, enfatizó Castro.

Los diputados del opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC) votaron en contra de estos cambios. “Se necesita una reforma profunda del CSE, pero aquí lo que se ha hecho es simplemente restarle funciones al presidente del CSE”, dijo Miguel Rosales, jefe de la bancada del PLC.Roberto Rivas Reyes no ha participado en ningún evento público del CSE Archivo/END

El vicepresidente del CSE, el magistrado Lumberto Campbell, fue quien juramentó a los alcaldes y concejales electos en el municipio de Managua en enero pasado, ante la ausencia de Rivas. Campbell representa al FSLN en ese poder del Estado.