•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Buzos de la Unidad Humanitaria de Rescate (UHR) del Ejército encontraron los cadáveres del naufragio del lago de Apanás. Tras 72 horas de búsqueda, rescataron el primer cadáver de Diego Javier Cruz Montez, de 18 años, a eso de la 1:07 p.m. Cruz Montez cayó al agua el domingo pasado, cuando una lancha con nueve personas a bordo naufragó.  Cuatro fueron rescatadas con vida y las  otras murieron, incluyendo dos niños. 

El segundo cuerpo hallado en Apanás,  a eso de las 3:30,  fue el de Magally García Altamirano, de 19 años, que estaba prensada bajo la pequeña lancha, en el fondo del lago. Pasadas las cinco de la tarde, encontraron el cadáver de  Martha Lanzas Herrera, de 23 años, quien  desapareció junto a  Altamirano y Cruz Montez. 

Las labores de búsqueda de los desaparecidos en el Lago de Apanás se vieron obstaculizados por fuertes vientos y oleaje, según los bomberos.

El accidente supuestamente ocurrió porque el conductor de la lancha, Maycol Herrera, de 24 años, perdió el control de la nave al realizar varias piruetas, pero ayer el papá del joven, Jaime Herrera Hernández, dijo que no es justo que lo culpen porque según lo que este le ha dicho, “fue atacado por vientos por dos lados” y eso lo hizo perder el control, produciéndose la tragedia, “no es que haya querido matar a nadie”.

Los cuerpos recuperados ayer en Apanás fueron entregados a sus familiares en ataúdes metálicos sellados.  

José Cruz Castro, sobreviviente de la tragedia y papá de Cruz Montez y abuelo de los niños ahogados, agradeció el apoyo de unas 200 personas, quienes han garantizado alimentos para todos y a la vez han orado.  Los náufragos eran miembros de una misma familia que daba un paseo acuático.