•  |
  •  |
  • END

Cables internacionales

El ex primer ministro de Tailandia Thaksin Shinawatra, fugitivo de la justicia en su país y recientemente nombrado por nuestro gobierno "embajador especial" en Asuntos de Inversión Extranjera, voló ayer de los Emiratos Árabes Unidos con destino a Nicaragua, noticia que provocó el rechazo de organizaciones de la sociedad civil locales, que cuestionan el hecho que un prófugo sea la carta de presentación para atraer a los inversionistas.

Según medios de comunicación tailandeses, Thaksin está de camino a nuestro país, aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua dijo desconocer sobre la llegada del tailandés, al que el propio presidente Daniel Ortega, desde enero 2009, le entregó pasaporte diplomático, sin que la Asamblea Nacional le hubiese aprobado su nombramiento.

En ese momento ya era un prófugo de su país, el cual abandonó en agosto de 2008 para escapar a una condena por diversos delitos durante su mandato y por supuesta incitación a la violencia contra el actual gobierno tailandés.

Favor a cambió de qué

Ante la venida de Thaksin a Nicaragua, Róger Arteaga, Presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, considera que el actuar del mandatario nicaragüense con el ex ministro fugitivo “más bien perece un favor y no sabemos a cambio de qué”.

“Que un país nombre a un cónsul honorario en el exterior para promover y atraer la inversión es algo normal, pero se selecciona a personas prominentes que impulsan su tarea dentro de sus países, sin embargo, este señor ni siquiera a su país puede entrar. Esto significa que no está ejerciendo su misión y su problema no ayuda en un clima de negocios nacionales”, explicó.

Como persona inmersa en el comercio, Arteaga dijo que para hacer transacciones de negocios lo primero que hace un inversionista es investigar a su interlocutor antes de cualquier trato, “pero con un fugitivo yo no haría negocios. Se está vendiendo al país con desprestigio y no se sabe con qué propósitos”.

El presidente de Amcham recomendó al gobierno más prudencia al seleccionar a las personas que nos representan, primero se tiene que valorar los riegos antes de utilizar a personas con mal prestigio. “Se debe usar a personas que no causen más daño que el beneficio que puede obtenerse de ellas”, especificó.

Gobierno debe explicaciones

Por su parte, Irwin Larios, representante de la Federación de Organizaciones No Gubernamentales, FONG, considera raro el nombramiento de Thaksin, pues el país ya tiene a ProNicaragua, la agencia del gobierno especializada cuyo objetivo es atraer la inversión a Nicaragua.

Ante la anunciada venida Thaksin, Larios comentó que el presidente Ortega o el gobierno tienen que explicar al país cómo una persona vinculada en ilícitos nos está representando.

“Nos está creando muy mala imagen, no es lo correcto, principalmente cuando el mismo gobierno habla de ‘cero’ tolerancia a la corrupción. Mi recomendación es que el gobierno informe a la ciudadanía del actual estado de esa relación con el señor tailandés, pues corremos peligro de que se nos tache de ser cómplices de actividades sospechosas a nivel internacional”, dijo.

Nicaragua perdió la dignidad

Marcos Carmona, Director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, dijo que preocupa que un prófugo represente a nuestro país, pues está en juego la credibilidad nacional.

“Así que en vez de promover la inversión, este señor la está ahuyentando. Es una vergüenza para los nicaragüenses, pues parece que este gobierno perdió la dignidad”, recalcó Carmona, agregando que el nombramiento viene de un gobierno que ha sido abierto en su amistad con grupos terroristas, como las FARC, a los que públicamente trata de hermanos.

Mientras tanto, Gonzalo Carrión, Director del Área Jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, señaló de “bochornoso” que alguien destinado a representar a nuestras tierras sea un perseguido.

“Es una pésima señal para los intereses nacionales que internacionalmente seamos refugio de personas de ese nivel. Nos hace pensar que el presidente Ortega está dando protección nacional. Por supuesto que esto nos compromete. Es como que otro país nombrara a Arnoldo Alemán como representante de sus negocios. Qué credibilidad tendría”, se preguntó.

Recuadro

Según cables de la prensa, el pasaporte tailandés de Thaksin fue cancelado el lunes, después de que se le acusara de incitar a sus seguidores a crear el caos en Tailandia, en un intento de derrocar al gobierno a través de los mensajes que enviaba desde el extranjero. Thaksin afirma que fue acusado injustamente por su popularidad entre las clases más desfavorecidas.

El gobierno tailandés ya solicitó a Nicaragua la extradición de Thaksin, aunque no existe acuerdo de extradición entre ambas naciones.

Thaksin es un acaudalado empresario de las telecomunicaciones que estuvo al frente del gobierno de Tailandia entre 2001 y 2006. Actualmente afronta una condena a prisión de dos años por abuso de poder y sobre él pende una orden de detención. Además, se le acusa de haber incitado las violentas protestas que acabaron por obligar al gobierno de Bangkok a suspender la cumbre regional de la Asean el 11 y 12 de abril.