•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La península del Cosigüina, en El Viejo, Chinandega, sufrió tres impresionantes incendios forestales, los cuales ya han sido controlados, indicaron hoy las autoridades.

El sector de La Tiguilotada es la franja agrícola donde se registró el primero de los tres incendios forestales que se dieron en la zona de la Península de Cosiguina.

“Fueron 12 manzanas de tierras agrícolas que se quemaron. Los agricultores pegaron fuego al rastrojo de maní y tomaron fuego la vegetación seca, que recibió oxigeno con los fuertes vientos que se registran en el litoral Pacífico”, dijo Marvin Meléndez, Responsable de Gestión de Riesgos de la municipalidad de El Viejo, Chinandega.

Los incendios se dieron justo cuando se había inaugurado el plan contra incendios, para lo cual se capacitaron a 78 personas, a quienes entregaron palas, machetes, rastrillos y bombas de mochila.

La península de Cosigüina y el incendio forestal. Carol Munguïa/END

La delegada del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), Ana Julia Vargas, resumió que no es la primera afectación en el bosque chinandegano, pues en el municipio de Somotillo se quemaron 96 manzanas de matorrales, producto de la actitud de mieleros y garroberos.

“Tenemos un puesto de mando y cinco elementos dispersos en las áreas protegidas. Tenemos dividido en tres sectores: El Cosigüina, la zona volcánica Chonco - San Cristóbal y los observatorios ambientales, como es Apacunca, Estero Real y Padre Ramos”, confirmó.

 

Vargas dijo que han buscado a las personas que extraen miel y especies como garrobos, con quienes tuvieron encuentros para hacer conciencia sobre el cuido y preservación de los bosques, de la flora y la fauna local.

José María Álvarez Maradiaga, Técnico de Gestión de riesgo del municipio de Chichigalpa, explicó que existen 8 brigadas distribuidas en las áreas protegidas de la cordillera de Los Maribios, pues estos sectores no han registrado incendios en un periodo de dos años.

“Aquí se rotan los brigadistas que hacen rondines a caballo y previenen a los comunitarios que viven de la miel o las especies. Es una labor coercitiva. Ellos hacen su trabajo, pero apagan la chispa para evitar los fuegos”, dijo Álvarez, quien agregó que las tareas se extienden con los pequeños y medianos productores.

“Los brigadistas son de Los Pellizcos, Las Brisas, Los Ébanos, Las Nubes, Versalles y Apastepe, que acaban de terminar 13 kilómetros de ronda corta-fuegos, se hacen labor de prevención en las camionetas de transporte urbano colectivo y con las personas que viven de la miel”, mencionó el funcionario.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus