•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una madre y su hija adolescente están vivas de milagro porque lograron sobrevivir a los múltiples martillazos que le dio en la cabeza L.L.R. la noche del 17 de agosto de 2017.

En la acusación, por la cual L.L.R. es procesado en el Juzgado Primero Distrito Especializado en Violencia de la capital, se indica que este inicialmente intentó estrangular a su pareja cuando estaba dormida.

La mujer se salvó de morir asfixiada por la vía estrangulamiento, porque se despertó cuando sentía que le faltaba la respiración, refiere la acusación del Ministerio Público.

La mujer a como pudo logró sujetar de los brazos a su agresor, pero este tuvo a su alcance un martillo de 28 centímetros de largo, con el cual golpeó varias veces en la cabeza a su cónyuge.

L.L.R. estaba golpeando inmisericordemente a su pareja cuando llegó en auxilio de  su progenitora su hija adolescente, quien en un intento por detener la agresión contra su madre dio de golpes en la espalda a L.L.R.

Sin embargo, el hombre por su superioridad en fuerza la lanzó a un lado y acto seguido le dio de martillazos en la cabeza y el rostro, según la acusación fiscal.

La agresión contra madre e hija solo cesó cuando los vecinos del barrio acudieron en auxilio de las víctimas al escuchar los gritos de la adolescente.

Mientras la adolescente salía con el rostro ensangrentado, L.L.R. se daba a la fuga en su camión, según  la acusación presentada por el Ministerio Público.

Lesiones graves

La acusación del Ministerio Público está respaldada por dos dictámenes médicos legales, donde se indica que las víctimas estuvieron en peligro de muerte por los martillazos recibidos en la cabeza.

Los martillazos causaron trauma craneoencefálico severo y las víctimas requirieron de asistencia quirúrgica, refieren los partes médicos ofrecidos como prueba.

El juicio contra L.L.R. se desarrolla a puerta cerrada a petición  del Ministerio Público para proteger la identidad de víctima menor.