•  |
  •  |
  • END

Es la primera mujer que en Nicaragua asume la rectoría de la Universidad de los jesuitas: la Universidad Centroamericana. En esa congregación, la tónica era preferir solamente hombres y sacerdotes al frente de sus universidades. Además, ella es la segunda en asumir una decanatura de las 31 altas casas de estudios que rige la Compañia de Jesús en América Latina.

Este personaje es la doctora Mayra Luz Pérez, quien desde el 24 de febrero de 2005 es la Rectora de la Universidad Centroamericana, UCA, y a quien le tocará dirigir el próximo año, la conmemoracíon del 50 aniversario de fundación de esa alta casa de estudios.

Desde su despacho en la Rectoría dijo: “Mi historia, desde el punto de vista humano, es la historia de muchas mujeres en Nicaragua”. Refiere que tuvo una niñez estable, bastante tranquila, en la cual se fue forjando en cuanto a valores, intereses, y también, por supuesto, en cuanto a la visión del mundo.

La doctora Pérez fue una niña a quien, desde muy pequeña, le gustó la lectura, y “hasta cierto punto esto hizo de mí una persona tal vez no muy sociable, y eso tal vez es algo que ha sido una definición de mi propia actitud, aun en la adultez, porque tiendo a ser una persona tal vez un poquito reservada y proclive a la meditación interna”.

Explicó que “esto no denota que haya de mi parte una decisión premeditada, sino que representa, sin dudas, un rasgo que caracteriza mi personalidad, que con el correr del tiempo me ha permitido consolidar mi visión de las cosas y entender un poquito más la naturaleza humana”.

La rectora expresa: “Siento que en la Universidad tengo el espacio adecuado para contribuir desde mi historia personal a la construcción de esa historia colectiva que todavía está por hacerse en el caso de las mujeres, una historia colectiva a la que nos debemos sentir abocados, porque representa un futuro en el cual la democracia --sin duda alguna-- tenga que ser entendida bajo una relación equitativa entre los hombres y las mujeres”.

Reconoce la máxima autoridad de la UCA que ha tenido algunas oportunidades “que me han permitido alcanzar ciertas posiciones que no siempre son accesibles para las mujeres”.

“Estar en la rectoría de la Universidad representa para mí un reto importante como mujer, pero también como ciudadana nicaragüense, porque siendo la Universidad el espacio natural de la verdad, y siendo un espacio donde la inteligencia ocupa un lugar determinado, en ese sentido nuestro trabajo tiene que justificarse en razón de la búsqueda, de la vivencia y de la inserción de esa verdad en el contexto nacional”.

Para ella la equidad no sólo se da con la búsqueda de la justicia entre los seres humanos, sino que también de manera especial en la igualdad de oportunidades para los hombres y para las mujeres, y a renglón seguido dijo que la historia de las mujeres en Nicaragua “es una historia de salvación si lo vemos de cara al futuro, porque nadie padece más de la pobreza que la mujer”.

La rectora considera que Nicaragua “solamente podrá encontrar salidas si la reivindicación de la mujer es un hecho que realmente se pueda concretar, y en eso estamos trabajando. Afortunadamente, la Universidad por su característica y naturaleza es un lugar abierto para que la mujer pueda realizarse, y esto lo podemos constatar en los estudiantes, en el personal y en los cargos de responsabilidad”.

En la UCA “no tenemos prejuicios en ese aspecto, para que la mujer pueda ocupar un cargo importante en esta Universidad, y esto para nosotros debería ser un modelo y un reto a nivel del contexto nacional y pensando en función de otras responsabilidades y tareas”.

Originaria de Managua

La rectora de la UCA nació en Managua. Hizo sus primeros estudios en el Colegio Madre del Divino Pastor, en la vieja Managua destruida por el terremoto de 1972. Después realizó estudios de licenciatura en Filosofía y Letras en la Universidad Centroamericana.

Tuvo la oportunidad de estudiar un doctorado en Filología Románica en la Universidad Complutense de Madrid, España, y, a la vez, realizar estudios de cinematografía en la Universidad de Valladolid.

La experiencia sobre los estudios de cinematografía ha sido a nivel educativo y de crítica de cine, lo que se convirtió en un período que cultivó con bastante sistematicidad, “pero eso es una etapa superada, porque en el momento en que estoy me resulta difícil compaginar otro tipo de actividades con la gestión universitaria”.


¿Cuál fue el momento para llegar a ocupar cargos en la Universidad?
La doctora Pérez antes de llegar a ser rectora de la UCA ocupó casi todos los máximos cargos administrativos de esa Universidad. En 1968 entró a la Universidad a estudiar su primera carrera universitaria. “Así me fui relacionando e identificando con los principios y valores de la Universidad, y se me ofreció la oportunidad de que una vez que finalizara los estudios de posgrado, me dedicara a dar clases y a la investigación”.

Así le llegó el momento, cuando las autoridades universitarias le propusieron pasar a ocupar cargos administrativos hasta llegar a la Rectoría. El primer cargo que tuvo, a mediados de los ochenta, fue en la vicedecanatura de la entonces Facultad de Humanidades.

Cuando ella entró a estudiar en la Universidad, el rector era el doctor Juan Bautista Arríen, y a partir de “ahí fue que ya me inserté de lleno en la actividad universitaria, y realmente no es que uno planifique su vida y después diga: ‘Yo en el futuro voy a hacer una carrera universitaria’…, realmente no me lo propuse así. Yo estudié una carrera que para mí tenía mucha fascinación y un gran contenido cultural”.

Coincidencias en la vida

Estima que en su accionar dentro de la UCA hubo una serie de coincidencias que facilitaron que “yo me insertara en la Universidad de una manera definitiva hasta la fecha”.

Recuerda que cuando entró a estudiar en la UCA se produjeron movimientos políticos en los que se involucraron los universitarios. “Era la época en que ya la UCA era un espejo de las contradicciones que se daban en el entorno nacional, donde la Universidad comenzó a manifestarse como una Universidad comprometida”.

Justicia, tolerancia y equidad

“Nuestra definición como Universidad no puede soslayar el hecho de que somos un espacio de la inteligencia y del conocimiento para contribuir con la formación de profesionales, pero nuestro fin último está orientado a la formación de una nueva sociedad en la cual predominen en la justicia, la tolerancia y la equidad”, dijo.

La historia de la UCA ha estado, con alegría y dolor, inmersa en la historia de Nicaragua, y “esas contradicciones que se dieron en algún momento, producto de unas definiciones de orden político, para la Universidad siguen prevaleciendo hasta la fecha, cuando nos sentimos abocados con los grandes compromisos de la dignidad nicaragüense, como son: el Estado de Derecho, la construcción de una democracia participativa, el respeto a la institucionalidad, y el respeto al debate de las ideas, a la libertad de pensamiento y de movimiento”.

“Todo eso fue lo que defendió la UCA en aquel momento y lo que prevalece en nuestro quehacer diario”, añadió la doctora Pérez.


¿La UCA tiene un personal de planta a tiempo completo, un poco más de 450 profesores, a los cuales habría que sumarles un alto número de profesores horarios y eso sostiene las 20 carreras universitarias que ofrecen?
Confirmó la rectora que el surgimiento de una gran cantidad de universidades privadas no le ha quitado a la UCA la matrícula, porque este año la misma aumentó. En la actualidad la Universidad tiene matriculados a unos 7 mil estudiantes a nivel de pregrado, con unos mil estudiantes en los niveles de posgrado y maestrías de distintas temáticas y duración.

UCA trabaja en red

Explicó la rectora que la UCA no es una Universidad sola, sino que está inserta en varias redes de universidades jesuitas. La primera red es la centroamericana, que la integran la Universidad “Rafael Landívar”, de Guatemala; la Universidad “José Simeón Cañas”, de El Salvador, y la UCA de Nicaragua. Estas altas casas de estudios como las que operan en el resto de América Latina forman parte de la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina (Ausjal).

A nivel mundial operan 137 universidades bajo la égida de Ausjal, las que concentran 2 millones 500 mil estudiantes.

Cómo hay que construir a la nueva generación

En torno a la construcción de una nueva sociedad en Nicaragua, la doctora Pérez considera que sólo se puede construir si “arrancamos los vicios heredados, así como las visiones distorsionadas heredadas, y si sólo volvemos al pasado para aprender lecciones y se apliquen positivamente en el presente y reproducir lo que este país ha vivido”.

El cambio tiene que ser la palabra clave y determinante para que “nuestro país pueda resurgir, y eso está en las manos de la generación presente y sobre todo en las manos de las generaciones futuras, que vienen para adelante y tienen que hacerse dueñas de estos principios, vivencias y experiencias”, dice la rectora.

Además, la máxima autoridad universitaria considera que los ideales por los que se luchó para el derrocamiento de la dictadura somocista no se deben olvidar, y la Universidad se siente defensora de esos principios como lo fue hace un tiempo.

Reconoció que la UCA fue una Universidad de nacimiento de muchos liderazgos que hubo en la revolución, “gente que incluso por las contradicciones del momento padeció la expulsión, porque en aquel momento la Universidad tenía un marco inicialmente más conservador, pero esa misma Universidad fue evolucionando y es la misma Universidad que se plegó a defender los valores revolucionarios, a punta de muchas cosas”.

Dijo que por eso la Universidad, a pesar de ser privada, llegó a formar parte del CNES --lo que ahora es el CNU--, y la verdad “es que se veía como un proceso natural, y lo hicimos con plena conciencia, y eso es lo que la UCA mantiene en ese quehacer, y cada momento tiene sus peculiaridades y sus grandes rasgos…”


Los cincuenta años de la UCA
Respecto de los 50 años de su fundación, que celebrará la UCA el próximo año, la rectora recordó que la Universidad fue la primera Casa de Estudios Superiores privada creada en Centroamérica, y “esperamos cumplir estos cincuenta años con una serie de eventos que se van a desplegar a lo largo del año, y no como una sola actividad, intentando celebrar lo que hemos vivido, pero también intentando redimensionar el presente y el futuro para que a partir de las experiencias vividas la UCA salga cada vez más fortalecida, dueña de su destino y apropiada de su rol social”.


ebarberena@elnuevodiario.com.ni