•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los hábitos alimenticios no saludables y el sedentarismo son los principales riesgos a la salud de los estudiantes universitarios, afirmó Vera Solís, representante de la secretaría de Campus Saludable de la Universidad Centroamericana (UCA). De acuerdo con un estudio realizado por la UCA, el 24% de estudiantes tenía sobrepeso u obesidad. Mientras que solo un 49% de este grupo poblacional realiza ejercicio físico.

Esto, a su vez, los predispone a desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión, dos de las más comunes en el país. Según este mismo estudio, un 15% de jóvenes consultados habría sido diagnosticado con presión alta o hipertensión, y un 16% había sido detectado con un nivel de glucosa en la sangre alto. 

“El tercer gran hallazgo es que los problemas médicos que se presentan en los jóvenes son la hipertensión y la diabetes. Eso antes era un padecimiento de personas mayores, pero ahora se está presentando con más frecuencia en jóvenes de 18 y 19 años. Están asociados a estilos de vida sedentarios y una alimentación muy alta en grasas y que no contiene vitaminas”, añadió Solís. 

Este estudio, el más reciente, fue aplicado a 253 jóvenes del grupo de 1,837 estudiantes de primer ingreso en el 2014, además de 82 docentes y 127 miembros del personal administrativo de la universidad. 

Solís también indicó que el sobrepeso es otro factor que incide grandemente en la salud; afecta aproximadamente a un 70% de población universitaria, entre estudiantes, docentes y personal administrativo, especialmente a las mujeres. Un estudio realizado por la UCA reveló que el 24% de estudiantes tenía sobrepeso u obesidad y solo un 49%  de este grupo poblacional realiza ejercicio físico. Esto los predispone a desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión. Archivo/END

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el sobrepeso y la obesidad afectan al 61.6% del total del país. Sin embargo, ambas condiciones inciden más en la población femenina: el 51.3% de mujeres tiene sobrepeso, mientras que esto afecta al 40.7% de hombres; y el 9.7% de hombres y el 21.1% de mujeres tienen obesidad.

Universidades tienen políticas institucionales

En Nicaragua, el Consejo Nacional de Universidades (CNU) coordina con las instituciones adscritas un Programa Nacional de Desarrollo Humano (PNDH), desde el cual se implementan políticas institucionales con campañas para promover hábitos saludables. 

Algunas universidades como la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), la Universidad Centroamericana (UCA) y la Universidad Americana (UAM) han desarrollado estrategias enfocadas en los espacios libres de humo de tabaco y en el fomento de la actividad física. 

“La idea es darles herramientas para que puedan enfrentar esas situaciones que se presentan a diario y poder tomar una decisión informada y consciente”, señaló Vera Solís, representante de la secretaría de Campus Saludable de la UCA, en donde se ha preparado un programa enfocado en la salud mental y física de los estudiantes. 

Otros riesgos: alcohol y tabaco

María Auxiliadora Alfaro, coordinadora del centro de desarrollo sicosocial de la UCA, afirmó también que la salud de los jóvenes, especialmente los de nuevo ingreso, está expuesta a otros riesgos sicosociales.  De acuerdo con un estudio realizado por la UCA, el 24% de estudiantes tenía sobrepeso u obesidad Archivo/END.

“Desde la adolescencia hay un período de muchos riesgos, porque hay una separación natural en el desarrollo del ciclo vital más visualizada de nuestros chavalos de la familia, se mueven en numerosos espacios más sociales y uno de ellos es la universidad”, indicó Alfaro. 

Entre los riesgos que los jóvenes afrontan a diario en este entorno se cuentan el uso de sustancias, como alcohol o tabaco, y los grupos juveniles estructurados para cometer actos delictivos, agregó la especialista. 

“Ellos tienen mayor capacidad de independencia, en la medida en que nuestros muchachos se van adaptando pueden estar expuestos a algunos factores de riesgo sicosocial que los van a llevar a tomar decisiones más o menos acertadas, en las que todavía requieren un poco de acompañamiento de adultos”, precisó Alfaro. 

Por otro lado, Alfaro indicó que es importante priorizar la salud mental de los jóvenes, personal académico y administrativo de las universidades, esto permite que las personas adquieran herramientas para mejorar la calidad de vida, la interacción social y el desempeño dentro del entorno de la universidad. 

“Consideramos que es importante incluir lo de la salud mental, además de la alimentación a estas nuevas enfermedades con las que están debutando jóvenes que años atrás no eran típicas, muchas veces están asociadas al mal manejo del estrés. Muchas veces canalizamos emociones negativamente y nuestro cuerpo responde a enfermedades crónicas”, agregó.