•   Juigalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un estudio de investigación para obtener una maestría que realizó el arqueólogo mexicano Alejandro Arteaga Saucedo, revela que la comarca de Aguas Buenas, de Juigalpa, Chontales, es “rica” en arqueología. 

La actividad fue impulsada por el museo comunitario Juigalpan con el apoyo del Clan Intelectual de Chontales. 

El nombre de la maestría que defendió Arteaga Saucedo en noviembre del año 2017 en la Universidad Nacional de México, pero que presentó hasta ayer a los juigalpinos en la casa de la cultura se denomina “Reconstrucción del paisaje prehispánico en la microcuenca del río Mayales”. 

Según el arqueólogo mexicano, el trabajo de campo de la maestría tuvo una duración de 6 meses y permitió conocer las riquezas arqueológicas en los alrededores de la comarca Aguas Buena, a unos 5 kilómetros de Juigalpa. 

“Encontramos numerosas construcciones (montículos) que creemos que la mayoría eran viviendas, no todas porque hay unas más pequeñas donde no cabía una familia, pero hay unas que cumplen con las características de viviendas”, señaló Arteaga Saucedo al referirse a los 1,674 montículos que halló dispersos en la comarca de Aguas Buenas y sus alrededores. 

Añadió  que también en el lugar, encontró pequeños fragmentos de cerámicas, de líticas talladas y pulidas, así como piedras de moler, petrograbados, pocitas y espirales entre otras, hechas por nuestros antepasados. 

En 42 kilómetros

Indicó que la investigación la realizó en 39 fincas en un área de 42 kilómetros cuadrados.  

“Estoy sorprendido de la cantidad de arqueología que hay (en Aguas Buenas)”, dijo el arqueólogo mexicano Arteaga, quien considera que la comarca Aguas Buenas, es el sitio más grande y organizado de la región.

Considera que el valor histórico de los pueblos no es “más valiosa, ni menos valiosa, es la historia como tal,” aclaró

Sugirió a la Alcaldia de Juigalpa que, con el hallazgo, inicie un programa de protección y de investigación porque, según Arteaga, falta más por profundizar sobre el tema. 

Algunas de las  piezas halladas presentan dibujos de animales y de personas, otras formas geométricas o figuras abstractas.

Copia a la alcaldía

Al finalizar la presentación de la tesis de su trabajo, el arqueólogo Arteaga entregó una copia de su investigación al alcalde de Juigalpa, Erwing de Castilla.

De Castilla, calificó de extraordinario el sitio de Aguas Buenas “para continuar estudiando en el futuro. Ese es un reto de la municipalidad, un reto del Instituto de Cultura de continuar los trabajos de investigación.”

El alcalde refirió también que harán una asamblea con la población de Aguas Buenas y Huehuestepe, para asignarles la custodia de las piezas encontradas en sus lugares, mientras la municipalidad abre una oficina de arqueología. 

Agregó De Castilla, que ya hay una ordenanza y que solo falta que sea aprobada por el concejo en pleno de la Alcaldía para establecer los límites geográficos de los lugares donde hay arqueología, como son: Huehuestepe, Aguas Buenas, El Salto, La Pachona y Aguas Calientes, entre otros.