•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El bajo rendimiento académico, la falta de concentración y atención en el salón de clase, dolores de cabeza al realizar actividades, cansancio ocular, enrojecimiento en los ojos, entrecerrar y frotarse los ojos, son síntomas de alerta ante problemas de visión, los que ameritan un chequeo médico con urgencia, indicó el optometrista Gabel Abel Silva de ópticas Munkell.

“Con relación al inicio de clases, todos los padres de familia deben tener la necesidad de conocer la visión de sus hijos, siendo que si se determinan a temprana edad los problemas visuales del niño, puede ayudarle a tener un mejor rendimiento en preescolar, en la edad escolar (primaria, secundaria) y en la universidad, eso generará que el joven, el futuro adulto se desarrolle de manera espectacular en diferentes áreas”, expresó el especialista.

El otro factor de problemas visuales importante es el hereditario, si la madre o el padre son miopes, todas las experiencias de afectación que ellos pasaron son síntomas que los niños pueden tener y es más fácil de detectar si hay complicación visual o no, agregó. 

Otros síntomas que los padres de familias pueden detectar son las manchas blanquecinas en la zona de la pupila, molestia frente a la luz e inclinación frecuente de la cabeza hacia atrás.

Miopía

Entre las afectaciones más comunes que presentan los pacientes de 5 a 10 años se registran: el estrabismo, miopía, hipermetropía y astigmatismo.

“Los problemas más comunes en los niños es la miopía (defecto del ojo que produce una visión borrosa o poco clara de los objetos lejanos); la segunda afectación más común es el estrabismo (desviación de la línea visual normal de uno de los ojos) a los que popularmente le decimos “bizcos”; la hipermetropía (tiene la capacidad de ver claramente los objetos lejanos, pero no puede ver bien los que están cerca); y el astigmatismo (defecto del ojo que consiste en una curvatura irregular de la córnea, lo que provoca que se vean deformadas las imágenes y poco claro el contorno de las cosas”, explicó.

Patricia Cáceres Alvarado, docente y especialista en preescolar, considera que tanto maestros como padres deben de conocer los síntomas y señales de problemas visuales en los niños para disminuir o evitar que aumenten los daños.

“A lo largo de mi experiencia he podido detectar que la distracción o la falta de percepción de un alumno se debe a un problema, en muchos casos puede ser de visión. Cuando el alumno te dice que le duele mucho la cabeza al escribir o se frota mucho los ojos, no terminó de copiar porque no alcanzó a ver bien, se acerca a la pizarra o se acerca el cuaderno a la cara, son puntos claves para identificar un problema visual, muchas veces el maestro lo detecta antes que el padre”, comentó la docente, quien recomienda a los padres de familia estar pendientes de la actitud y cambios que puedan tener los niños.

“En un salón de clases de 40 alumnos casi siempre es seguro que uno o dos niños usan lentes o tengan problemas visuales, en algunos casos los padres no les creen si ellos comentan de estos síntomas, otros no usan los aparatos o no expresan sus problemas por temor a las burlas”, agregó Cáceres.

Realizar exámenes a niño

El optometrista también considera necesario crear una ordenanza en el país para que al inicio del año escolar o en el tiempo de matrícula se realicen exámenes visuales a todos los alumnos desde los tres años en adelante. 

“La edad adecuada para practicar un examen visual es antes de que el niño inicie el período escolar, esto serviría para descartar o tratar algún problema visual. A los 3 años el paciente ya colabora, habla, se expresa e identifica muy bien las cosas”, aseguró. 

También comentó que al nacer un bebé en el área neonatal, se le realizan una serie de exámenes, incluyendo un chequeo de la vista, después de confirmar el pediatra y el oftalmólogo que el recién nacido está totalmente bien de la vista, se entrega sin ningún problema a la madre, pero es obligación de los padres chequearlo en el camino. 

“Los exámenes visuales se deben realizar anualmente, incluyendo a los niños, porque se desconoce en qué momento empezará a desarrollarse la ametropía”, señaló. 

Según el especialista, “nosotros no vemos con los ojos, vemos con el cerebro, sin embargo el ojo debe estar capacitado para mandar una luz perfecta y ponerla en el punto adecuado para que el cerebro arme la imagen y logremos apreciar los colores e ilustraciones a como debe ser”.   

Dispositivos digitales generan deficiencia visual

El mal uso de aparatos electrónicos como celulares, tablet, video juegos y el abuso de tiempo viendo televisión está generando miopes más miopes y nuevos miopes, aseguró el especialista. “Hace un par de años teníamos registrados un alto porcentaje de pacientes miopes, ahora estos están más miopes y hay nuevos miopes, pues no solo la vista se está afectando sino el cerebro, los dispositivos lo están automatizando, el cerebro de los niños ya no piensa, se están dañando intelectualmente”, remarcó.

El especialista recomienda a los padres de familia despertar la protección de prevención de la salud visual en los niños, “quítenles los dispositivos a los niños, mándenlos a jugar al aire libre, a percibir luz natural, tampoco deben de pasar más de dos horas en las pantallas y a una distancia mínima de 2 metros siendo esta una pantalla de 32 pulgadas, entre más grande sea la pantalla más alejados deben de estar tanto niños como adultos”, asesoró.