•   Diriamba, Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El cardenal Leopoldo José Brenes presentó hoy al sacerdote César Castillo, quien estará al frente de la basílica menor de San Sebastián, en la ciudad de Diriamba, Carazo, en sustitución del padre Orlando Mendoza.

Dicha presentación se realizó en la celebración de la misa que se realiza los domingos a la ocho de la mañana y fue oficiada por el sacerdote Juan de Dios García, párroco de la iglesia Santiago, de Jinotepe, en conjunto con el cardenal Brenes.

Por su parte, el cardenal Brenes hizo el llamado a todos los católicos que suelen visitar la basílica a que apoyen a su nuevo servidor, ya que juntos tienen que lograr la evangelización de la comunidad.

"Muchas gracias a todas las personas que se ponen a la orden del padre César, el que se alegra porque el padre Orlando se vaya significa que no trabajó para el Señor, hay que trabajar en la obra de la evangelización, no para el sacerdote, sino en apoyo a él, les animo a todos que junto a su nuevo párroco, el padre César, trabajen fuertemente por hacer de esta amada parroquia una parroquia de hombres y mujeres que viven en un estado permanente del Señor", dijo Brenes.

El padre César Castillo. Tania Narváez/ENDAgregó: "Anuncien al Señor para que Él sea conocido y amado, hay que contagiar a otros para que vayan al encuentro de Jesucristo y sienta la alegría y la felicidad de tener a Cristo en su corazón", dijo el cardenal Leopoldo José Brenes.

También hizo el llamado a los feligreses de Carazo a que vivan en paz y que no levanten calumnias, mentiras y falsedades en contra del prójimo, porque -según  las palabras del Papa Francisco- a esas personas se les puede tratar como que fueran terroristas.

El cardenal Leopoldo Brenes en la basílica menor de San Sebastián. Tania Narváez/ENDA mitad de la santa misa, de manos de su eminencia el cardenal Leopoldo Brenes, el padre César Castillo recibió  las llaves de la basílica, el cáliz de la alianza, la Santa Biblia y la sotana que antes utilizó el padre Orlando Mendoza.

Los fieles católicos dieron la bienvenida al nuevo sacerdote al son de cantos, aplausos, cohetes y presentes frutales.