•   Ocotal, Nueva Segovia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El obispo Juan Abelardo Mata concelebró este 11 de febrero con  varios sacerdotes y centenares de feligreses católicos, de 6 barrios del sureste de Ocotal, la primera Eucaristía que erigió la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, la número 40 en la Diócesis que abarca los departamentos de Estelí, Madriz y Nueva Segovia 

La nueve sede estará en el templo que hasta el 10 de este mes se llamaba Capilla María Reina, un lugar de expiación para los feligreses católicos por la presencia de una cruz en miniatura. La sagrada reliquia es única en Nicaragua, traída por el finado monseñor Nicolás Antonio Madrigal y García, hace casi 50 años.

“Todos los viernes de cada mes vamos a tener una Eucaristía, (dedicada a la Sangre de Cristo), en acción de gracias a monseñor Madrigal, por habernos concedido esa gracia de traernos esta cruz (...)  Es el único templo de expiación que existe en toda la provincia eclesiástica de Nicaragua”, declaró el padre Delvis Aquiles Martínez Martínez, quién asumió la administración de la nueva parroquia.

Ciudad con tres fiestas patronales

Ocotal, municipio de casi 50 mil habitantes, tendrá tres fiestas patronales: Nuestra Señora de la Asunción, 15 de agosto, San Agustín, 28 de agosto, y 11 de febrero, Nuestra Señora de Lourdes.

Martínez Martínez dijo que el proyecto de la nueva parroquia es convertir al templo, situado en el barrio Hermanos Zamora, en un Santuario de Lourdes, patrona de los enfermos. También porque en el lugar está entronizada la sagrada reliquia de la cruz.

El sacerdote prometió que el 11 de cada mes, la Eucaristía de las 10 de la mañana, estará dedicada a los enfermos,  “pidiéndole a la virgen que cure, de tantos males que las personas sufren de enfermedades, tanto física como espirituales”, expresó.

Para Rosa María Miranda, del barrio “Roberto Gómez” del sector de la nueva parroquia, fue una sorpresa que llegó a los habitantes, “porque de pronto se hizo la misa y se nombró parroquia”, anotó.

Agregó que sin hacer excepción de personas, ella, como integrante del ministerio de enfermos, visita a los caídos en cama llevándoles la oración y ayuda con lo que recolectan.