•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El guarda de seguridad al que una joven acusó por supuesto acoso callejero por decirle "adiós", sostuvo hoy que está a punto de perder su trabajo en la empresa para la cual trabaja.

Según Pedro Mena Martínez, el guarda de seguridad del "adiós", la empresa en la cual trabaja ha decidido cambiarlo de puesto fijo a rotador, es decir que lo mandarán a lugares distintos en cada turno, lo que para él afectará sus labores.

“El día de hoy recibí una llamada de parte de mi jefe y me dice que no vaya al objetivo donde estaba ubicado, sino que fuera a la central. Ya estando en la central se me dice que voy a estar de rotador”, expresó el guarda de seguridad en declaraciones que han sido divulgadas en facebook.

“Parece que la empresa ya no estuviera conforme con mi presencia”, manifestó Pedro Mena, quien pide a los dueños de empresas que lo apoyen para conseguir otro empleo para sostener a su familia.

Mena detalló que habita en la carretera Tipitapa - Masaya y que con la nueva modalidad de ser guarda rotador le generará mayores gastos en su movilización a los lugares que le asignarán y que no podrá desempeñar el cargo con éxito porque no logrará descansar. 

El vigilante tomó notoriedad en Nicaragua después de que una estudiante de psicología denunciara en su cuenta de facebook que supuestamente la acosó al decirle “adiós”.

“Le suplico a las personas de buen corazón que me ayuden a buscar un trabajo, porque esto es denigrante”, dijo hoy Mena.

“Este incidente yo no lo provoqué”, finalizó Mena, quien busca un nuevo empleo para  poder llevar el sustento a su hogar.

En las redes sociales ha circulado una fotografía de Pedro Mena posando y modelando una marca de ropa nacional en las afueras del nuevo estadio nacional de beisbol Dennis Martínez.

El caso del supuesto acoso callejero despertó un debate en Nicaragua, pues muchos respaldan al guarda de seguridad, pero otros le dan la razón a la joven que denunció la situación.

En Nicaragua las mujeres sufren acoso callejero verbal y físico.

Mena mantiene que no acosó a la joven, quien, por su parte, manifestó que el guarda de seguridad sí pasó los límites de la cortesía.