•  |
  •  |
  • END

Un “final feliz” tuvo la “guerra” por el derecho de marca que mantenía enfrentadas a cinco empresas distribuidoras de agua purificada con la firma “Fuente Pura”, porque las empresas señaladas aceptaron su responsabilidad y se comprometieron a no seguir distribuyendo sus productos en los botellones de la Cervecería de Nicaragua.

La Cervecería de Nicaragua, según el registro de marcas y propiedad intelectual, es dueña de la firma “Fuente Pura”, empresa que por medio de la Fiscalía acusó en febrero de este año a los representantes de “Cascada”, “Montaña”, “Cool Wave”, “Agua Pura Tito’s”, y “Aguas Frescas”, porque estaban usando los botellones de cinco galones de “Fuente Pura” para envasar y distribuir su producto.

Según la Fiscalía, esto provocó pérdidas para la Cervecería de Nicaragua por el orden de los 140 mil 320 dólares con 48 centavos.

La fiscal Blanca Rosa Calero, miembro de la Unidad Especializada de Delitos contra la Propiedad Intelectual, de la Fiscalía, informó ayer que los representantes de las empresas acusadas por infracción al derecho de marca y competencia desleal, aceptaron su responsabilidad y suscribieron un acuerdo comprometiéndose a no comercializar sus productos en los botellones de Fuente Pura.

Además, las empresas se comprometieron a publicar en las principales páginas de los medios escritos del país, un campo pagado para informar a sus clientes que no aceptarán ni les venderán agua purificada en los botellones de la Cervecería, anuncios que ya empezaron a aparecer.

En el acuerdo se establece un plazo de un mes para cumplimiento del acuerdo, pero si las empresas señaladas siguen usando la marca y los botellones de Fuente Pura, el Ministerio Público reabrirá el proceso, advirtió y reveló la fiscal Blanca Rosa Calero.

La Fiscalía informó que sólo falta suscribir acuerdos con una de las compañías acusadas, pero la mediación está prevista a concretarse la próxima semana, con lo que se le pondrá fin al juicio iniciado en el Juzgado Décimo Penal de Audiencias de Managua, a cargo del juez Carlos Solís.