•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Escalar entre las montañas del volcán Maderas para encontrarse con cascadas, paisajes escénicos, petroglifos y la laguna que está dentro del cráter de este coloso, se ha convertido en el centro del turismo ecológico de la Isla de Ometepe.

Aunque no existen registros oficiales de la cantidad de turistas que llegan en busca de atravesar las densas selvas del volcán Maderas, los empresarios turísticos de la zona aseguran sin temor a equivocarse que este coloso de 1,384 metros de altura es el principal imán de turistas y que año con año el número de visitantes va en aumento.

El empresario turístico Óscar Flores, propietario del albergue ecológico “El Porvenir”, localizado en las faldas del Maderas, asegura que el coloso se ha transformado en un verdadero polo de desarrollo del turismo de montaña en la Isla de Ometepe.

Dijo que hace 14 años cuando inauguró su negocio la llegada de turistas era tímida. “Nosotros fuimos los pioneros en el turismo de montaña en el cerro Maderas y nos establecimos en una finca agropecuaria ubicada en la comarca El Madroñal. Inicialmente recibíamos 10 turistas al mes, pero con el paso de los años subir y bajar del volcán se fue posicionando como el centro del turismo de aventuras de Ometepe y en un lugar al que todos quieren llegar”, explicó.

De acuerdo al empresario con el impulso que ha dado el volcán Maderas al ecoturismo, su negocio ahora recibe mensualmente a 200 visitantes que optan por escalar el volcán para apreciar las obras de arte de la naturaleza y las que perpetuaron en piedras (petroglifos) los pueblos indígenas que habitaron Ometepe.

José Santos Monge, administrador de El Porvenir, aseguró que los turistas que llegan de diferentes partes del mundo van con la difícil prueba de escalar el Maderas para descubrir la laguna que está en el cráter. Dijo que el primer encuentro es con petroglifos que reflejan la naturaleza y parte de la vida de los antepasados. “Hay petroglifos muy llamativos como el de un parto, un calendario chorotega, otros de advertencia de peligro”, confirmó.

Cima del volcán

Para llegar hasta los miradores que se esconden en medio de la vegetación y maleza se requiere de mayor tiempo y esfuerzo, ya que según Monge se tarda tres horas, pero el verdadero reto está en escalar hasta la cúspide.

De acuerdo con Monge, para llegar hasta la cima del volcán se requiere de 8 horas y el silbatazo de salida es al salir el sol. “Recomendamos el uso de zapatos adecuados, llevar agua, alimentos y tener buenas condiciones físicas y al final el esfuerzo es muy bien recompensado”, dijo el baqueano.

En el recorrido los turistas pueden encontrarse con parte de fauna del volcán, como monos congos y caras blancas, armadillos, venados, guatuzas y hasta aves migratorias que cruzan el coloso en diversas épocas del año.

Desde lo alto del Maderas, los turistas divisan la figura en forma de 8 que tiene la Isla de Ometepe, así como el volcán Concepción en todo su esplendor, “Chontales, San Jorge, el Lago y estar cara a cara con la laguna del cráter”, indicó Monge. 

En la finca agroturística Magdalena localizada en la comunidad de Balgüe, en otro extremo del volcán los socios también dan fe del gran salto que ha dado el turismo de montaña.

Cascadas

La finca administrada por una cooperativa conformada por 26 socios, inició a brindar sus servicios de ecoturismo en el 2000, y fue la primera que se estableció en cuanto a oferta turística de alojamiento para turistas que llegaban en busca de escalar el volcán.

Félix Pascual Morales, coordinador de la cooperativa, afirmó que en su primer año recibieron 800 turistas, “pero el encanto y las aventuras que ofrece el volcán han atraído en mayor cantidad a los visitantes y ahora estamos recibiendo anualmente a 6,000”, aseguró.

Confirmó que el interés por llegar hasta la laguna es uno de los principales atractivos que motiva a los visitantes, para desafiar las empinadas montañas y la vegetación del coloso.

“En la cúspide se ven aves que no se divisan en todo el año solo en verano, y otros de los atractivos del volcán son la cascada de San Ramón y la de Las Cuchillas, la cual conservamos porque es usada para llevar el agua potable a los pobladores de la comunidad del mismo nombre”, puntualizó Morales.

“Este turismo de montaña ha promovido el desarrollo, ya que hace 14 años éramos dos negocios y ahora se contabilizan entre 12 y 15 que están diseminados en diversas laderas del volcán Maderas y la tendencia es el crecimiento”, concluyó Morales.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus