•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A las 10:30 a.m. del 19 de marzo inicia el juicio oral y público contra Kevin Miranda Sánchez, acusado por el delito de asesinato en perjuicio de Adquin Wilfredo Wilson Peralta, de 27 años.

La acusación fiscal lo señala como uno de los que lanzó a la víctima desde una azotea de aproximadamente cinco metros de altura, y que es parte del edificio donde funciona una discoteca en el municipio de Estelí.

La doctora Alma Pino, jueza de Distrito Penal de Audiencias en Estelí, le ratificó al reo la prisión preventiva, argumentando que eso establece cuando se trata de un  delito  de asesinato y en este caso así lo tipificó provisionalmente el Ministerio Público, es decir por la magnitud del daño causado, que es haber privado del bien más preciado como es la vida, por el peligro de evasión y que pueda obstruir el proceso, posiblemente amenazando a los testigos.

La judicial señaló que la Fiscalía ha cumplido con todos los requisitos de ley y que en cuanto a los argumentos esgrimidos por el defensor público, Eliot Chávez,  de tipificar provisionalmente el delito como asesinato sino como lesiones graves, indicó que será el juez de Distrito Penal de Juicio el que haga la tipificación final, de acuerdo con sus criterios de ley.

Eliot Chávez, defensor del reo, cree que no existen indicios ni  evidencias contundentes para que el delito sea calificado como asesinato.

Durante la vista inicial, Pino  remitió a juicio a Kevin Alexander Miranda Sánchez, aunque Chávez  Silva solicitó que antes de remitir a juicio oral y público el caso, que antes mandara a  ampliar las investigaciones al Ministerio Público.

Según él, los elementos de prueba mostrados por el Ministerio Público no se corresponde tanto al delito acusado como a los hechos, que constituyen al delito de asesinato, allí no se está demostrando una participación directa de él de acuerdo  a lo señalado por el defensor público. 

Según Chávez, las  pruebas ofrecidas por la Fiscalía  no demuestran que la premeditación, para él no hubo intención de privar de  la existencia a la víctima.

Edgar Armando Arauz, abogado acusador adherido al Ministerio Público,  considera que hubo una intención y una acción dolosa, porque antes Kevin Alexander y Carlos Alberto agredieron al ahora difunto y luego cuando este trató de defenderse, lo tomaron de los pies y luego lo lanzaron al vacío.

Existen muchas evidencias e indicios de los hechos que incriminan a Miranda y a Rodríguez. De acuerdo  con  la acusación el día 20 de enero de este año, la víctima Adquin Wilson se encontraba solo ingiriendo licor en la discoteca Axis, a orillas de la carretera Panamericana de la ciudad de Estelí cuando el acusado Alexander Miranda comenzó una discusión con el ahora occiso y después también intervino el ahora prófugo de la justicia Carlos Alberto Rodríguez alias “Campana”.