•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 55% de los nicaragüenses cree que los hombres que maltratan a sus esposas, novias y mujeres en general deben ser encarcelados como mínimo durante diez años, según la encuesta de opinión pública realizada en enero por la firma CID Gallup.

El resto de la población consideró, ante la pregunta de qué se debería hacer con los hombres maltratadores, que debería aplicárseles algún tipo de castigo físico (13%), que se les debería penalizar como la ley lo establece (14%) y un porcentaje discreto (6%) considera que merecen medidas más severas como la pena de muerte.El 5% opina que deberían perder el derecho a ver sus hijos, si los tuvieran, y el 3% manifiesta que deberían ser despedidos de sus puestos de trabajo.

Para Cid Gallup, la violencia hacia las mujeres es “un tema de importancia para la sociedad, que a su vez influye en la educación de las personas”.

El presidente de CID Gallup, Carlos Denton, opina que las respuestas brindadas por los nicaragüenses son un reflejo de que “en todo el mundo, tanto como en Nicaragua, la gente está perdiendo la tolerancia para ese tipo de cosas, ya no están soportando el maltrato a las mujeres”.

Recordó que desde hace años esta firma encuestadora ha preguntado en toda Centroamérica si la población conoce de casos de violencia de género en sus comunidades. “Casi siempre el 40% o 45% de los encuestados reportan que sí hay casos en su vecindario”, aseveró.

Por eso considera que la sociedad está encaminándose a buscar penalidades cada vez más fuertes para los hombres que ejercen violencia hacia las mujeres, incluso la propuesta de la pena de muerte mencionada por una minoría. 

Consecuencias

La encuesta de CID Gallup, que consultó la opinión de 1,202 personas mayores de 16 años de toda Nicaragua, preguntó qué consecuencias deberían tener los hombres que maltratan a sus esposas o novias.

El 72% recalcó que la cárcel mínima por diez años y, en segundo lugar (10%), el castigo físico. El 5% opina que deberían perder el derecho a ver sus hijos, si los tuvieran, y el 3% manifiesta que deberían ser despedidos de sus puestos de trabajo.

En Nicaragua, la ley 779, Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres, estipula que las penas por el delito de violencia física van de ocho meses por lesiones leves hasta 13 años por lesiones gravísimas; y por violencia psicológica, van de ocho meses si el daño requiere tratamiento sicoterapéutico, hasta 13 años si el daño impide que la víctima recupere su salud mental.