•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Miles de católicos de Nicaragua participaron ayer en las celebraciones eucarísticas del Miércoles de Ceniza, un día que marca el inicio del tiempo de Cuaresma, que los prepara para conmemorar la muerte y resurrección de Cristo. 

Durante los 40 días que contempla la Cuaresma desde el Miércoles de Ceniza hasta el Sábado de Gloria, la Iglesia católica recomienda a sus fieles, ayuno, oración y penitencia. 

“La Cuaresma es un tiempo especial de conversión que la Iglesia nos ofrece para acercarnos más a Dios y prepararnos para la Pascua. Iniciar la Cuaresma y no llegar a la Pascua es como que no hubiéramos hecho nada. Hemos iniciado la Cuaresma con la imposición de la ceniza que nos recuerda que somos polvo y que a ese polvo volveremos”, dijo ayer durante la misa matutina en la Catedral de Managua, el padre Luis Herrera. 

Además: Ocotal celebrará tres fiestas patronales

Este, según Herrera, “es un tiempo hermoso, no triste, sino que es de recogimiento, conversión, penitencia, arrepentimiento y de caridad con el prójimo”. En Nicaragua, el 58% de la población profesa la fe católica, de acuerdo con el último censo de población del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide).

Brenes pide conversión 

El cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, celebró una misa en el Sistema Penitenciario Integral de Mujeres desde donde exhortó a la conversión de los creyentes. 

Te interesa: Católicos de Nicaragua acuden a iglesias en Miércoles de Ceniza

“El tiempo de Cuaresma es un momento de cambio y eso es lo que implica la conversión, pidámosle a Dios que nos dé un propósito nuevo en la vida, pero también nosotros debemos cambiar todas las actitudes malas de nuestras vidas”, expresó. 

En Nicaragua, el 58% de la población profesa la fe católica, de acuerdo con el último censo de población del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide).