•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Ministerio de Salud (Minsa) reportó hoy la segunda muerte materna del 2018, la víctima es una joven de 18 años originaria de la comunidad Flor de Pino, en Wiwilí, Jinotega, informó la vicepresidenta de la república, Rosario Murillo, en su informe de este mediodía.

La joven Daneysi Calero de 18, falleció ayer por la tarde, en el hospital primario de Wiwilí, luego de ser trasladada desde el puesto de salud de la comunidad Plan de Grama en Wiwilí, tras sufrir complicaciones luego de haber dado a luz a su hija.

“Daneysi tenía doce días de estar ingresada en la casa materna de Plan de Grama, era su segundo embarazo, ya solo esperaba el parto”, detalló Murillo.

Según Murillo, ayer a las 2:40 p.m. se le atendió en el puesto de salud de Plan de Grama, donde dio a luz una niña, la joven presentó retención placentaria con mucho sangrado, su estado de gravedad hizo que se trasladara al hospital primario de Wiwilí, donde fue ingresada a las cinco de la tarde y valorada por médicos especialistas pero no respondió al tratamiento.

“La niña pesó 6.6 libras y se encuentra gracias a Dios bien, se encuentra protegida y recibiendo el afecto de todos los parientes”, agregó la vicepresidenta de Nicaragua.

Especialistas en Medicina Materno-Fetal indican que las tres causas principales de muerte materna en Nicaragua son por hemorragia, preeclampsia  o eclampsia y las infecciones.

El bajo nivel de escolaridad, la violencia física y psicológica y el difícil acceso a servicios básicos de salud son factores que también inciden en las tasas de mortalidad materna, según el científico y académico chileno Elard Koch.

La salud materna es el quinto Objetivo de Desarrollo del Milenio, y consiste en reducir las muertes por esta causa y lograr la cobertura especializada en los partos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).