•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hasta el momento se han extraído 16,666 toneladas de desechos sólidos de los cauces en 11.8 kilómetros, de los 63 kilómetros que comprende el drenaje pluvial revestido en Managua, en la primera ronda de limpieza que hace la Alcaldía de Managua previo a la temporada lluviosa.

Según los trabajadores, esto es parte del Plan Invierno Municipal que se implementa para reducir los riesgos de inundación por la obstrucción de canales con desperdicios lanzados por la población.

El jefe de limpieza de cauces de la Alcaldía de Managua, Adolfo Tercero, comentó que la jornada comenzó el 10 de enero. De esa fecha a este día han trabajado en los cauces Los Cabros, en la zona del camino viejo de carretera a Masaya,  el cauce del mercado Israel Lewites, el Cuajachillo, el cauce Occidental y esta semana en cauce El Arrollo. La próxima semana estarán en el cauce El Dorado, de donde el año pasado en una limpieza extrajeron solo de ahí 1,800 toneladas de desperdicios.

“Ahí la gente tira de todo y buena parte de esos desperdicios son sedimentos”, dijo Tercero. 

La desembocadura del denominado cauce El Dorado está en el tope oeste del boulevard Don Bosco, donde confluyen el cauce El Dorado y el cauce Oriental.

Durante las lluvias el drenaje encausa las aguas que bajan por los canales desde los barrios Jorge Salazar, Germán Pomares, Pablo Úbeda e incluso el reparto Schick, reparto Santa Julia, colonia Proyecto Piloto y la orilla noreste del mercado Roberto Huembes. 

En el caso del cauce Occidental, recibe aportación del cauce Los Cabros, bajando por Altamira D’Este, Los Robles, de los barrios centrales en el perímetro de la Radial Santo Domingo, como el barrio México, luego recibe las aguas de la colonia Máximo Jerez, barrio La Habana y Óscar Turcios, terminando en la colonia Pedro Joaquín Chamorro a las orillas del lago Xolotlán.

Para las labores de limpieza cuentan con 12 obreros, 1 grúa,  2 camiones de volquete y 2 minicargadoras o las palas que se dedican a recolectar las toneladas de basura y sedimentos. Esta limpieza se realiza al menos tres o cuatro veces al año, iniciando con el Plan Invierno previo a la temporada lluviosa, después de la primera lluvia, porque arrastra los desperdicios que caen desde la zona más alta de Managua y luego posterior al invierno. 

Uno de los obreros municipales señaló que la gente es desconsiderada y le falta conciencia para no tirar basura al cauce.

“Es increíble lo que la gente tira. Encontramos troncos completos con sus raíces, colchones, el casco de las cocinas y animales muertos. La gente es desconsiderada, estamos limpiando y nos lanzaron un perro y un cerdo muerto. Si usted se fija aquí ya pasamos con la pala para acumular y sacar las toneladas de basura, pero aquella botella y aquella bolsa con basura las acaban de lanzar”, comentó el obrero que prefirió el anonimato.