•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un hombre fue declarado culpable ayer en Managua por el delito de abuso sexual, debido a que manoseó en dos ocasiones a una joven de 22 años mientras ambos iban en un bus de la ruta Tipitapa-Managua, y además la golpeó cuando ella le reclamó. 

Ely Aguinaldo Véllez Matuz admitió ayer los hechos, así que fue declarado culpable y podría enfrentar una pena de seis años de prisión. En la relación de los hechos se explica que, el pasado 18 de enero, la joven abordó la unidad de transporte colectivo cuando estaba estacionada frente a un centro comercial en el Distrito IV de la capital.

Cuando la víctima abordó el autobús, el agresor iba en el primer asiento del lado derecho y, al verla pasar, le tocó de manera lasciva el glúteo derecho con los dedos de la mano derecha, se explica en el escrito acusatorio.

“Como la joven observó que el acusado (Ely Aguinaldo Véllez) iba ebrio, prestó caso omiso al primer tocamiento”, se indica en la acusación presentada en el Juzgado Primero Especializado en Violencia de la capital.

Acto seguido, la víctima se sentó en el tercer asiento de la misma fila, a la orilla de la ventanilla, y cinco minutos más tarde, tipo 7:35 p.m., llegó a sentársele el ahora reo confeso y la tocó nuevamente, lo que provocó que la joven le reclamara.

Ante el reclamo de la víctima, el agresor se enfureció y le golpeó en el rostro, dejándole un moretón en el ojo izquierdo, por lo que fue auxiliada de inmediato por otros pasajeros, por el chofer y ayudante del autobús, quienes entregaron al agresor a la Policía.

Seis años y medio

En la primera audiencia de juicio que se realizó a puerta cerrada a petición de la mamá de la víctima, Ely Aguinaldo aceptó su responsabilidad penal ante la jueza Fabiola Betancourt.

Una vez que el acusado se hizo responsable de los delitos de abuso sexual y lesiones leves en perjuicio de la joven de 22 años, el fiscal auxiliar, Aldo Méndez, pidió que fuese castigado con seis años de prisión por abuso sexual y seis meses por lesiones leves.

Mientras la representación de la Defensoría Pública solicitó la pena mínima de cinco años de prisión por abuso sexual y seis meses por las lesiones leves.

El reo, al salir de la sala de audiencia esposado y con las manos hacia atrás, detuvo su marcha al pasar frente a la mamá de la víctima y dijo que “no tenía la intención de hacerlo”.

Nueve de cada 10 mujeres en Managua confesaron, en 2015, haber sufrido acoso en los espacios públicos, entre estos calles, paradas de buses y transporte colectivo, reveló un estudio del Observatorio Contra el Acoso Callejero (OCAC), capítulo Nicaragua. El acoso va desde miradas y comentarios obscenos hasta tocamientos. 

Otra víctima

En el Juzgado IV Especializado en Violencia de la capital quedó en prisión preventiva, por los próximos 10 días hábiles, Melvin Kihapa Velásquez, a quien la Fiscalía acusa por abuso sexual.

En este caso, la víctima es una niña de cuatro años que habita en una cuartería ubicada en una barriada del Distrito VII.

El juez Harold Leal programó la audiencia inicial para el próximo 28 de febrero a las nueve de la mañana.

Entre miércoles y jueves de la semana en curso en los tribunales capitalinos se tramitaron  seis procesos judiciales por abuso sexual. En cinco de los casos, las víctimas son menores de edad.  

El martes, un hombre fue declarado culpable de abuso sexual en perjuicio de un niño de seis años por hechos que acontecieron en un colegio y el miércoles otros dos sujetos fueron acusados por igual ilícito en perjuicio de dos menores.

Uno de los niños tenía seis años cuando fue abusado por su tío paterno y el otro menor fue ultrajado sexualmente en julio del 2012.

Los hechos ocurrieron en un parque y un callejón, a plena luz del día, según las acusaciones radicadas en distintos juzgados de la capital.

Luis Nova Álvarez, de 25 años, es acusado de haber abusado de un niño en un parque del Distrito II de la capital.

En el extenso escrito acusatorio se señala que la víctima fue ultrajada al pasar por el centro de diversión infantil al mediodía del 21 de julio del 2012, cuando fue tomado de sorpresa por dos sujetos.