•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Gobierno presentó através de un mapa digital, cuáles son las amenazas a las que los nicaragüenses están expuestos por fenómenos naturales que más afectan al país.  El ministro-director del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) Guillermo González, afirmó que la herramienta se creó con el propósito de que la población conozca qué tipos de vulnerabilidad existen, dependiendo el lugar donde viva. 

La herramienta digital que se presentó recientemente se denomina Mapa Interactivo de las Vulnerabilidades y Amenazas Naturales de Nicaragua. Dicho documento está disponible en la página web del Sinapred. END

Según González, el país siempre será vulnerable por su desarrollo geológico. “La formación de sus montañas, volcanes y lagos, y la ubicación que tiene en el centro del continente de América, la exponen a la combinación de fenómenos naturales”, destacó González. 

El sitio web de las vulnerabilidades y amenazas presenta 8 mapas que brindan información detallada sobre los fenómenos naturales: como terremotos, huracanes, tsunamis, erupciones volcánicas, inundaciones, deslizamientos, sequías e incendios forestales. 

Solo por los sismos están vulnerables 1.7 millones de habitantes, la mayoría en la región del Pacífico. La población expuesta ante huracanes es de 1.6 millones, siendo las regiones autónomas del Caribe, Río San Juan y algunos departamentos del Pacífico, las más sensibles, detalló el director del Sinapred.  

De acuerdo con estadísticas del Banco Central de Nicaragua, la población del país es de 6.2 millones de habitantes. González detalló que 4,773,000 personas están en permanente vulnerabilidad ante fenómenos naturales. 

“El mapa trata de poner al alcance de los nicaragüenses de forma sencilla, práctica; cómo se distribuyen los fenómenos naturales o amenazas, por el hecho de que en algún momento pueden afectar a la población”, afirmó González. 

Distribución de las poblaciones

González explicó que los fenómenos naturales siempre existirán y que son las condiciones materiales de vida de las poblaciones, las que influyen para que algunos sufran afectaciones. 

“El hecho mismo de que la gente comprenda el comportamiento de los fenómenos naturales les brinda capacidad para defenderse, eso son conceptos de fragilidades”, detalló.

A criterio de Denis Meléndez, director de la Mesa Nacional de Gestión del Riesgo,  la forma de distribución de las poblaciones son factores que provocan daños a la vida y la economía. “Hasta este momento el país aún no avanza lo suficiente en el ordenamiento territorial, lo que trae como consecuencia que tengamos complicaciones con fenómenos naturales”, manifestó Meléndez.

El experto añadió que una norma de asentamiento debe ayudar a indicar qué áreas geográficas son viables para vivienda o fábricas. No obstante, ante las características geológicas y climáticas del país solo queda “aprender a convivir con los riesgos y cumplir con las normas de construcción”.  

Indicó que la población va a continuar poblando la franja del Pacífico, porque es donde se ubican los centros de trabajos y tiene que aprender a convivir con el riesgo de los sismos. “Si conozco la esencia del fenómeno puedo convivir con él, sino lo hago va a ser difícil”, expresa. 

La población de Nicaragua aún tiene un ritmo de crecimiento y una de las preguntas en este tema es dónde va habitar esa gente en los próximos años. Según Meléndez, es posible que continúe el mismo patrón de establecimientos, poblaciones viviendo cerca de las ciudades donde están los centros de desarrollo y los recursos básicos.  

“A las autoridades solo les queda desarrollar los planes de adaptación y educación para sensibilizar  a los nicaragüenses de que viven en un país de mucho riesgo”, afirmó Meléndez.