•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En 28 horas, el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) detectó la ocurrencia de ocho sismos en territorio nacional, de los cuales cinco se originaron en varias zonas de Chinandega; el más fuerte, de 4.9 grados, fue percibido en todo el departamento la noche del jueves. 

Entre la 1:31 a.m. del jueves y las 5:04 a.m. de ayer, el sistema de monitoreo de sismos en tiempo real del Ineter reportó cinco temblores en Chinandega, el más fuerte a las 7:03 p.m. del jueves, con una magnitud de 4.9, registrado a una profundidad de 10 kilómetros al suroeste de Jiquilillo. 

A las 5:03 a.m. de ayer, otro sismo de considerable magnitud se registró al suroeste del volcán Cosigüina. Fue de magnitud 5.3 y se sintió en todo el departamento, según reportes oficiales. 

Los demás sismos de entre 2.2 y 3.9 se originaron en Corinto y San Ramón (Chinandega); El Astillero, en Rivas; Pochomil y Mateare; en Managua. 

Nueve sismos en Nicaragua

El incremento de la actividad sísmica en Occidente se da luego de que en Managua un enjambre sísmico que se originó el viernes de la semana pasada provocara, hasta ahora, al menos nueve movimientos telúricos percibidos en varias zonas de la ciudad. 

“Se mantiene la posibilidad de que la actual actividad sísmica se prolongue para los próximos días (en Managua), con sismos con iguales características a los que hemos visto, a los que hemos sentido, a los que se han registrado hasta este momento”, según un reporte del Ineter divulgado por el Gobierno el mediodía del jueves.

En un lapso de 24 horas, entre la madrugada del domingo y el lunes, el Ineter detectó cinco sismos de magnitud 2.3 a 2.6 en la escala de Richter ocurridos en la capital.

Este fenómeno provocó la instalación de 15 estaciones sísmicas portátiles en el área de los epicentros y en sus alrededores, para conocer mejor el desarrollo de la actividad en Managua.

Regional

El incremento en la actividad sísmica de los últimos días no es solo en Nicaragua. Este comportamiento se viene dando desde México hasta la frontera entre Costa Rica y Nicaragua, lo que los sismólogos llaman Anillo de Fuego. 

“Vamos a darle seguimiento a esa información que, de alguna manera, nos alerta. Nosotros vivimos en vigilancia permanente, estamos haciendo ya todos los preparativos para el ejercicio del 14 de marzo, nos sentimos, preparados, pero tenemos que prepararnos mejor todavía y tomar conciencia de dónde vivimos y cómo tenemos que estar listos para actuar correctamente frente a un momento de mayor emergencia”, comentó ayer a través de medios oficialistas la vicepresidenta Rosario Murillo al brindar el reporte del Ineter.