•   Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • END

Las familias del matrimonio nicaragüense Norlan Flores Morán e Idanya Pérez Borge tuvieron un alivio emocional, aunque no total, al encontrarse los cadáveres de Norlan y DE su pequeña hija de 20 meses de nacida, Hania Flores Pérez, no a si el de Idanya, madre de la menor.

Estos tres nicaragüenses formaban parte de las siete víctimas que se encontraban desaparecidas y dadas por muertas tras el terremoto del 8 de enero en el sector de Poás, en especial en Cinchona de Sarapiquí y Fraijanes de Alajuela.

Murieron abrazados

El hallazgo de los dos cuerpos se dio por medio de unos trabajadores de la empresa Hermanos Campos, que habilitan las vías de esa zona. Éstos, luego de excavar con una pala mecánica, sintieron un mal olor, por lo que interpretaron que podrían ser restos humanos.

Tras bajarse del pesado vehículo, Nelson Mejía, constató que se trataba de los cuerpos de un hombre y un menor.

“Nosotros sabíamos que por este sector hay gente sepultada. Los cuerpos estaban a 70 centímetros de profundidad. El padre tenía abrazada contra su pecho a la bebé, fue algo conmovedor”, declaró Nelson.

Familiares de las víctimas habían comentado que el pinolero era natal de Matagalpa, y que llegó a Costa Rica nueve años atrás. Era peón en la fábrica “El Ángel”.

El 19 de noviembre de 2008, día fatídico del sismo 6.2 en la escala de Richter, el papá y la niña andaban en la pulpería, mientras la mamá estaba en su casa, donde su cuerpo aún se encuentra desaparecido.

Con la menor en los brazos, el nicaragüense fue sorprendido por el sismo, que a lo inmediato provocó el derrumbe de toneladas de tierra y árboles que los sepultaron. A pesar de las tareas de búsqueda por varias semanas, no fue posible encontrar sus cuerpos.

Los cadáveres fueron identificados por los suegros de Norlan, Reinaldo Pérez y Nidia Borge, labor que se facilitó porque el nicaragüense tenía en su cartera sus documentos, su anillo de compromiso y por la vestimenta de ambos.

“Clamé a Dios y Él me escuchó. Por eso guardo la esperanza de que en algún momento aparecerá el cuerpo de mi hija Idanya, para que el consuelo de la familia sea total. El hallazgo del cuerpo de mi yerno y de mi nieta ha sido un gran consuelo para nosotros”, dijo Nidia, suegra de fallecido.

Entierro hoy y cinco cuerpos pendientes

Mientras que Reinaldo expresó que “les da un poco de tranquilidad”, aunque aún sienten dolor porque no encuentran a su hija. Su cristiana sepultura se realizará este lunes en San Miguel de Sarapiquí, Alajuela.

Con este hallazgo, falta por localizar a otras a cinco víctimas del terremoto que permanecen en la lista oficial de desaparecidos, entre ellas el nicaragüense José Baldelomar Barrios. Asimismo, se eleva a 25 la cifra personas fallecidas por el sismo.

De esos 25, nueve son nicaragüenses: Tatiana Olivas Díaz y Maricela Argüello Díaz (hermanitas), Miguel Ángel Arteta Montoya, Leonor Flores Garzón, Ilsia Johana Garzón Espinoza, Ixa Dayana Garzón Espinoza, Leslie David Garzón, Norlan Flores Morán y su hija Hania Flores Pérez.


lmendoza@elnuevodiario.com.ni