•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Especialistas costarricenses capacitaron a profesores universitarios de Nicaragua en la materia de implementación de módulos virtuales para la enseñanza en la Universidad Abierta en Línea, que permitió profundizar el conocimiento y uso de herramientas tecnológicas en la elaboración de unidades de clases y evaluación de contenidos.

“Logramos desarrollar módulos virtuales y el mecanismo para implementarlos en las asignaturas que se van a impartir en algunas carreras de la Universidad Abierta en Línea y en la misma Universidad Nacional Agraria”, comentó a El Nuevo Diario Virginia Ramírez, coordinadora del programa de cooperación de la Universidad Estatal a Distancia (UNED) de Costa Rica. 

La especialista costarricense señaló: “No venimos a decir qué deben hacer ustedes, venimos a contarles qué hacemos nosotros para motivar a los docentes y enfatizar que es posible hacer el cambio. Podemos llegar con la educación a todos los sectores”, agregó. 

Durante una semana, un equipo de tres especialistas, coordinado por Ramírez, estuvo en la Universidad Nacional Agraria (UNA) impartiendo el taller. Un total de 31 profesores estuvieron en el curso y cumplieron 40 horas de capacitación. 

“Nos centramos en cómo usar la plataforma y en los aspectos pedagógicos que deben ser considerados cuando se imparte un curso de manera virtual. Asumimos que el profesor no conoce cómo montar un curso, empezamos de cero y después de cinco días tenemos a 31 docentes que ya saben poner un curso en línea con la parte técnica y con la parte de mediación pedagógica”, enfatizó Ramírez.

¿Qué aprendieron los docentes?   

Rosa María Reyes, profesora de la UNA en el módulo de biología aplicado a las ciencias agrarias y ambientales, participó en el taller y destacó: “Profundizamos el conocimiento en el uso de las herramientas de la plataforma”.

“Trabajamos en el conocimiento de la plataforma, usando herramientas, identificando limitaciones, estudiamos cómo armar un módulo con su contenidos, unidades de clases, evaluaciones”, señaló Reyes,  agregando que “teníamos un manejo de la plataforma a rasgos generales, es decir, sabíamos subir un archivo y que el estudiante lo iba a descargar y punto, en cambio ahora hemos aprendido más, por ejemplo,  desde  cómo se hace un test en línea”.​

Sobre algunas dudas despejadas está el hecho de que “muchos no entendíamos muy bien el sentido de un cuestionario en línea, porque pensamos que el chavalo iba a agarrar un libro y  podía copiarse al no estar en presencia del docente, pero no es así, nos damos cuenta que eso tiene un tiempo exacto de respuesta para cada pregunta y cuando se acaba, las preguntas van siguiendo y si él no contesta, el sistema corta y manda el mensaje de lo que él hizo o hasta donde lo hizo”, comentó la maestra.

Este tipo de enseñanza “requiere que el docente pueda responder a las inquietudes de los estudiantes en un lapso no mayor a 24 horas, por ejemplo,  si hoy es miércoles y el estudiante hace una consulta al mediodía, se le debe dar una respuesta en el transcurso de la tarde o en la mañana del jueves y no el viernes, porque tal vez la tarea se entrega en línea el día sábado”, valoró Reyes. 

Más oferta académica

Alberto Sediles, vicerrector de la UNA, explicó que las universidades públicas de la región están aglutinadas en el Consejo Superior Universitario Centroamericano, (CSUCA), donde se coordinan acciones de cooperación y fue así como se hizo el enlace con UNED de Costa Rica, que tiene 40 años de experiencia en la educación a distancia y virtual.

Sediles destacó que la UNA, además de respaldar a la Universidad Abierta en Línea de Nicaragua, también abrirá en marzo el estudio en línea de dos carreras que son Ingeniería Agronómica y técnico superior en sistema biointensivo y “es necesario preparar a los profesores para que desarrollen sus capacidades”.

En este sentido, Ivette Sánchez, secretaria general de la UNA, indicó que no han definido un límite para los cupos de las dos carreras ofertadas en línea, pero el “estudiante no puede estar inscrito en ninguna otra carrera de otra universidad pública ya sea en un curso en línea o presencial”.

Los estudiantes “deben estar dispuesto a invertir tres horas diarias en el estudio en línea. La modalidad te cuenta las horas conectadas y son tres horas diarias en línea en la plataforma, con la opción de que el estudiante mide su tiempo, puede hacer una hora por la mañana, tarde y noche, el estudiante selecciona su espacio”, enfatizó Sánchez.  

Hay carreras que por su especialidad, aunque sean estudiadas en línea, requerirán también horarios de clases presenciales, sobre todo, para desarrollar las tareas en los laboratorios, pero serán horarios cortos, sostuvo Sánchez.