•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Más de 150 emprendedores de todo el país se reunieron ayer en Managua para ofertar sus innovadores productos durante la novena feria El Pop Up, entre los que se encontraba Morgan Babbs, la economista estadounidense que lleva energía solar a comunidades rurales de Nicaragua.

En el evento se ofertaron productos de diferentes rubros como energía solar, calzado, accesorios, joyería, ropa, agencias de viaje y comida, explicó Lilia Piccinini, organizadora de la feria. 

“Participar en una feria como esta les permite darse a conocer, meterse a esta base de emprendimiento que está tendiendo mucho auge en Nicaragua. Cada vez que lanzamos la convocatoria para una nueva feria recibimos más de 300 aplicaciones, pero nos concentramos en darle la oportunidad a negocios establecidos y tratamos de que la oferta sea variada para no tener muchos participantes del mismo rubro”, comentó Piccinini. 

El proyecto Colibrí

En el rubro de energía solar, un proyecto que llamó la atención de los visitantes de la feria fue Colibrí, a cargo de Morgan Babbs, quien explicó durante la feria su modelo de trabajo para llevar el servicio a lejanas comunidades rurales donde no hay energía eléctrica. 

“Colibrí es un proveedor de energía solar prepago para familias en comunidades rurales que no tienen acceso a energía solar. Consiste en proveer la instalación completa del sistema de energía solar, cuatro bujías y una caja de control para activar las baterías. Esto además, les sirve para poder cargar los celulares y conectar un televisor”, indicó. 

Morgan Babbs aprovechó para presentar el modelo de proyecto de energía solar conectada a la red eléctrica, que pretende empezar a implementar en zonas urbanas como Managua y Chinandega. 

La idea consiste en instalar en casas o comercios, un sistema de paneles mucho más grande y diferente que el de las zonas rurales para abastecer el consumo del día y, por las noches, tomar la energía de la red eléctrica. Este sistema les cubriría un 50 y hasta 60% de su consumo y van a ver disminuirse la factura de luz. 

La vida útil de estos paneles será de 25 años y el plan de financiamiento de todo el sistema se aproxima a los US$8,000 que se pagarán en abonos mensuales durante dos años, después del plazo el cliente se queda con el producto durante el resto de su vida útil.

“La gente ve la energía solar como algo complicado y que tienen que saber muchos detalles técnicos, pero la verdad es que es muy sencillo y los ahorros son gigantescos. La energía solar es la energía del futuro y con proyectos como estos hacemos que las próximas generaciones se adapten a un sistema renovable”, destacó la economista estadounidense.