•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Frente a un mapa de Nicaragua extendido en una mesa de vidrio en su oficina, el embajador de Japón, Yasushi Ando, desliza su dedo sobre las comunidades rurales del país que visitó para entregar donaciones. “Conozco todos los departamentos de Nicaragua”, dice con cierto orgullo. Desde Wiwilí hasta Las Tablillas.

Comenta que de esos viajes le ha gustado el contacto directo con habitantes de las comunidades. “La gente es muy amable, me aceptan como si fuera un amigo de muchos años”, explica. “Los nicaragüenses tienen mucha simpatía por los países asiáticos, en primer lugar Japón”.

“Cada día estoy aumentando amar a Nicaragua”, enfatiza el embajador Ando, quien terminará su misión diplomática este 26 de febrero, no solo en Nicaragua. A sus 66 años, está ya en edad de jubilarse.

“Tengo más de 45 años de estar trabajando en la cancillería. No puedo pensar otra vida”, expresa un tanto apesarado. Ha trabajado 32 años en América Latina, en Cuba, Venezuela, Guatemala, Perú, Brasil, Argentina, República Dominicana, Chile y Nicaragua.“Cada día estoy aumentando amar a Nicaragua”, enfatiza el embajador Ando. Foto: Alejandro Sánchez/END.

Durante los casi tres años que ha estado en Managua logró que se estableciera por ley el 20 de febrero como “Día de la Amistad Nicaragua-Japón”, e inauguró decenas de proyectos sociales en cabeceras departamentales y comunidades rurales: puentes, hospitales, escuelas.

Cuando vuelva a Tokyo, donde se retirará junto a su esposa Toshiko Ando, se  volverá a sentir en casa, no solo porque estará de regreso en el país donde nació, sino por la cercanía del mar. “Y el ADN tiene la nostalgia de estar cerca del agua. Japón es un país de cuatro islas principales. Por eso, los japoneses cuando ven el mar, cuando oyen el sonido de las olas del mar, se sienten más tranquilos, en calma”, relata. 

¿Qué cambios ha visto en los poblados que ha visitado en Nicaragua? 

Para mí, una impresión muy fuerte fue ver la comparación entre la capital de Nicaragua, Managua, y las zonas rurales. La política de cooperación japonesa específicamente en Nicaragua se basa en dar asistencia en desarrollo económico, mediante la reducción de la pobreza y la desigualdad. Por eso es que a muchas áreas priorizadas se les brinda apoyo desde las bases, para revitalizar su economía y desarrollo social. Ese es uno de los pilares más importantes de nuestra cooperación. Por ejemplo, el puente Santa Fe, en el Río San Juan, (de 24) es el vigésimo tercer puente que construimos en Nicaragua en carácter de donaciones no reembolsables. Tener un puente no es solamente para conectarse con el otro extremo del río. Es un puente para conectar a la gente, para mejorar la comunicación, el transporte, para el mejoramiento de todo tipo de servicios. En el otro extremo del puente están trabajando, por ejemplo, en la producción de naranjas o plátanos, y para pasar al otro lado antes tenían que usar barquitos para trasladarla. Tardaban mucho tiempo. Ahora que tienen un puente, pueden traerlo directamente en camiones para el otro lado.

La cooperación japonesa en Nicaragua se ha enfocado mucho en la infraestructura…

Sí. Hemos hecho hospitales y escuelas, y muchos más puestos de salud, casas maternas. Tenemos cuatro tipos de cooperación: los préstamos de largo plazo, las donaciones no reembolsables, la cooperación técnica y la Asistencia para Proyectos Comunitarios (APC). Ahora vamos a comenzar este proyecto de cuatro puentes más en calidad de préstamos, desde Río Blanco hasta Siuna. En forma de donaciones no reembolsables hemos construido 24 puentes, además de hospitales y escuelas, en total más de US$739 millones. Este año vamos a comenzar otras construcciones de escuelas, alrededor de 40 en Madriz y Nueva Segovia. La cooperación técnica es el envío de expertos, voluntarios jóvenes, recibimiento de los nicaragüenses para capacitaciones. Más de 1,800 nicaragüenses han viajado a Japón en 50 años, y la APC se brinda a solicitud de las municipalidades u oenegés. Desde 1990 hasta 2016, el monto total de cooperación es de US$44.8 millones en 686 proyectos.La política de cooperación japonesa específicamente en Nicaragua se basa en dar asistencia en desarrollo económico, mediante la reducción de la pobreza y la desigualdad. Foto: Alejandro Sánchez/END.

¿Por qué es importante para Japón cooperar en un país como Nicaragua?

Japón es un país que vive de las importaciones de materia prima. En el caso de consumo de comestibles, estamos importando más del 60%. La única cosa de la que nos autoabastecemos al 100% es el arroz y algunas verduras. Sin embargo, los japoneses son muy exigentes, buscan siempre la mejor calidad y el mejor sabor. En Japón un melón cuesta como 150 dólares, las frutas son muy caras. Los japoneses siempre buscan y piden al mercado internacional productos de calidad. Por eso, para Japón es muy importante cooperar con un país en vías de desarrollo, productor de materias primas, para que puedan aumentar el nivel de los productos y Japón pueda comprarlos. Las carreteras, los puentes, son para que la producción la puedan traer lo más rápido que puedan. Necesitamos velocidad, que los productos lleguen a Japón en menos de tres días. Los hospitales, son porque la salud es muy importante. La gente que trabaja en el campo también tiene que estar muy sana, con una enfermedad no se pueden tocar los productos.

Suena como una inversión a largo plazo, porque el nivel de exportaciones de Nicaragua hacia Japón es bastante bajo

Exactamente, se necesita mucho tiempo. Sin embargo, poco a poco estamos haciendo esto para el mejoramiento de la vida básica del país. Japón solo está comprando a Nicaragua carne bovina, café, oro, pero en muy pocas cantidades. Todavía la cantidad de producción de Nicaragua es muy poca. Japón es muy grande, son 127 millones de personas las que viven allá. Por eso, cada año hay que mejorar la cantidad de producción y la calidad, el valor agregado. Por ejemplo, en el 2017 se exportaron hacia Japón US$26 millones solamente. Sin embargo aumentó en comparación con 2016, cuando fue de US$20.7 millones. Cada año, poco a poco, las exportaciones hacia Japón están creciendo. El café está aumentando mucho, porque los japoneses siempre buscan nuevos sabores. Hay cafetaleros que producen buena calidad de café y cada año están haciendo especialidad de café y algunos empresarios están viniendo a comprar café especial.Japón solo está comprando a Nicaragua carne bovina, café, oro, pero en muy pocas cantidades. Foto: Alejandro Sánchez/END.

Sobre Managua y el proyecto de ordenamiento y desarrollo, ¿cree que se puede llegar a concretar el plan que ha desarrollado JICA?

JICA ha presentado el plan maestro al Gobierno de Nicaragua. Los dos grandes objetivos para el plan maestro del proyecto de desarrollo urbano de Managua son que Managua crezca y funcione de forma ordenada, planificada, en el largo plazo, y que las autoridades pertinentes cuenten con las capacidades necesarias para lograr el primer objetivo. Sin voluntad necesaria no se podrán ver cambios. Si se logran estos dos objetivos, para el 2040 Managua debería ser una ciudad con un desarrollo urbano sostenible, sin grandes concentraciones de población, con muchas áreas verdes y de esparcimiento, con varias opciones funcionales de transporte público eficiente y buena planificación de las vías. Eso es muy importante, porque en este momento la ciudad de Managua se está expandiendo para afuera, y en algún momento hay que empezar a crecer de forma vertical. Yo digo que sí se puede concretar. Se tiene que comenzar ahora el mejoramiento de las vías y del transporte público que se quiere en 5, 10, 20 años. En este momento solo están utilizando buses, taxis y ciclotaxis. Sin embargo, en un futuro cercano hay que tener otras maneras de transporte público de tren o metro en vías especiales.END

El campo de la medicina también es uno de sus ejes importantes de cooperación  

Sí. Recientemente hemos traído un acelerador lineal para combatir fuerte el cáncer. También estamos acelerando la construcción de un hospital en Nueva Guinea. Es el tercer hospital grande que vamos a construir. Aparte de eso, hemos traído equipamiento médico para diversos puestos de salud y hospitales.

¿Cuál es la clave del éxito de la educación japonesa?

Desde 1860, aunque era época de samuráis, comenzó la importancia de la educación en Japón. Por eso se dice que la educación es como un proyecto de 100 años para un Estado. Y Japón tardó cerca de 100 años para lograr obtener este nivel de educación. Todo el mundo tiene que entender que hay que cumplir la necesidad de la educación, pero, para que todo el mundo lo entendiera se tardó tiempo. El 100% de los niños que van a primaria en Japón terminan los seis años de educación básica. Después, tres años de secundaria, también 100% van y terminan, es obligatorio. Los padres ya saben la importancia de la educación. A la preparatoria va la mayor parte de niños y niñas, por otros tres años. Después, alrededor del 70% de los jóvenes van a la universidad o a colegios técnicos. Mucha gente tiene alto nivel de educación, pero eso necesitó muchos años y el esfuerzo del pueblo japonés.

¿Qué cree que hace falta en Nicaragua para lograr esos niveles?

Es muy importante que el Gobierno y el pueblo tengan la idea de que se necesita de educación para mejorar la calidad de la vida, para mejorar los salarios y mejorar la producción que pueda obtener de cualquier parte.

Ustedes también han aportado con capacitación académica. Mencionaba que alrededor de 1,800 nicaragüenses se han ido a preparar a Japón. 

El objetivo de Japón, de recibir a nicaragüenses, es para que puedan aprender nueva educación, nuevas técnicas que puedan contribuir en el desarrollo de Nicaragua cuando regresen. Los nicaragüenses que han viajado a Japón, en mayor parte son para estudios de posgrado. Pero no preguntamos en qué área, puede ser cualquier área. Ese conocimiento, que pueda contribuir en cualquier campo, y muchas personas terminan hasta doctorados.

¿Cómo se desempeñan esas personas una vez que regresan a Nicaragua?

Están trabajando muy bien para el mejoramiento de su vida misma. Alguna gente, después de estudiar en Japón, se queda en Japón, otros trabajan en un tercer país. Pero, eso no importa, de todas maneras un nicaragüense que está trabajando en cualquier país va a servir, el nombre de Nicaragua se va a conocer donde estén. Nicaragua tiene mucho futuro porque la gente nicaragüense es muy trabajadora, muy seria para el trabajo. Quiere aprender nuevas cosas, nuevas técnicas.

¿Por qué es importante el día de la Amistad Nicaragua-Japón?

Es una meta que yo me puse, la decisión de tener un día conmemorativo entre Nicaragua y Japón. Este año estamos celebrando 83 años de las relaciones diplomáticas entre Nicaragua y Japón. El 20 de febrero de 1935 hemos firmado el comienzo de relaciones diplomáticas. Por eso, es importante recordar cada año el día 20 de febrero, Día de Amistad entre la República de Nicaragua y el Japón, que se pueda recordar que cada año sigue aumentando la amistad que estamos manteniendo. Vamos a mantenerla 80 años más. Tener un día símbolo de las relaciones buenas que tenemos es una gran satisfacción mía también. Es un orgullo y un placer que siga la relación de ambos países.

¿Qué aspectos de Nicaragua le recomienda a los turistas japoneses?

Aunque en este momento no tenemos todavía muchos turistas japoneses, cuando conozco a gente que viene a Managua o a mis amigos que vienen al país, les digo los buenos puntos de Nicaragua y les recomiendo la carne. Los llevo a los restaurantes y ellos me dicen: “Qué sabrosa, qué suave”. Yo les digo que cada uno tiene que decirle a 10 ó 20 personas cuando regresen a Japón: “La carne en Nicaragua es muy sabrosa”. Dicen que la carne de Argentina tiene el primer lugar en el mundo, pero en Centroamérica, la mejor carne es de Nicaragua. Siempre estoy haciendo propaganda de eso. Ese tipo de difusión va a agradar mucho a la comunidad japonesa, es muy importante porque allá en Japón todavía muchos japoneses no conocen Nicaragua.