•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un incendio iniciado el miércoles pasado en la Reserva Natura, ubicada en San Rafael del Sur, finalmente pudo ser controlado ayer. El siniestro habría afectado 300 manzanas de tierra, equivalente a 214 héctareas, informó el Benemérito Cuerpo de Bomberos de Managua (BCBM).

El hecho ocurrió exactamente a la altura del kilómetro 55 de la carretera hacia Villa El Carmen, según el capitán Gabriel Fuentes, vocero del BCBM. 

En el combate del siniestro intervinieron 75 personas entre especialistas del Benemérito, la Dirección General de Bomberos e integrantes de la Unidad Humanitaria de Rescate del Ejército.

Causa

Según información preliminar recabada con vecinos del área afectada, aparentemente el fuego habría sido provocado por cazadores furtivos que ingresaron en el área el miércoles pasado en busca de presas como iguanas y garrobos. “Fue producto de la mano del hombre, técnicas artesanales de caza, personas que andan buscando garrobos e iguanas, sobre todo en esta época del año cuando se da la reproducción de la iguana, eso (el incendio) genera un gran deterioro en el ecosistema de la reserva”, afirmó Fuentes. 

A pesar de esto, Fuentes se excusó de brindar datos sobre la cantidad de vegetación o especies que pudieran haber sido afectadas con el siniestro. 

“Por ahora nuestro trabajo se limitó meramente a lo operativo, realizando labores de extinción de los focos generados producto del incendio forestal”, dijo Fuentes.

Tècnica empleada

Según Fuentes, para combatir este incendio los bomberos se valieron de técnicas como la instalación de líneas de defensas o rondas de aislamiento; la cual consiste en limpiar el terreno donde está ocurriendo el siniestro, y abrir zanjas con una anchura de 4 metros, para que así el suelo quede sin ninguna vegetación o raíz que pueda seguir propagando el fuego. Asimismo se usó el ataque directo con agua. “Realmente ha sido un trabajo agotador porque desde el punto en donde se dejaban los vehículos hasta el sitio en el que se estaba desarrollando el incendio eran aproximadamente cuatro kilómetros de distancia los que el personal debía recorrer para llegar a los focos del incendio y poder trabajar”, dijo Fuentes. Por tal razón el bombero hizo un llamado para evitar este tipo de tragedias en la época seca, tomando en cuenta una serie de medidas preventivas tales como evitar usar técnicas de caza artesanal, no quemar monte en predios baldíos o quemas en campos para cultivar  y evitar lanzar colillas de cigarrillos en zonas montosas. Según datos del Puesto de Mando de los Bomberos Unificados de Nicaragua, en el primer semestre del año 2017 se registró un total de 313 incendios forestales y agrícolas.

También en Masaya

Por otro lado, el sábado se reportó un incendio en la ciudad de Masaya, específicamente en el vertedero municipal, en donde al menos cinco manzanas fueron consumidas por las llamas desde tempranas horas. “Creemos que la causa fue originada por cazadores de la zona, quienes realizan quemas para atrapar a su presa, gracias a Dios hemos podido controlarlo, porque este se estaba extendiendo a otras zonas del vertedero”, expresó Jorge Canales, miembro de la Dirección General de Bomberos de Masaya (DGB, filial Masaya). El miembro de la Dirección General de Bomberos detalló que “trabajamos alrededor de 15 personas, las cuales nos desplazamos por las 5 manzanas para poder apagar las llamas; muchos habitantes cercanos se vieron afectados por el humo y sufrieron de intoxicación por la inhalación del mismo”. Por su parte, pobladores consultados señalaron que cada vez es más frecuente la ocurrencia de incendios en esa zona, por lo que solicitan haya una mayor vigilancia en el sector para evitar las quemas.