•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La joven costarricense Josefina Antonia Ureña, quien estaba como desaparecida en Nicaragua desde el sábado, ha sido ubicada en Jinotega, confirmó hoy a El Nuevo Diario el padre de la menor, José Manuel Ureña.

Ureña no dio muchos detalles sobre cómo la encontraron, pero sí confirmó que la adolescente está bien.

“La niña fue encontrada. Está en Jinotega. Está bien. Estamos en Jinotega. Yo estaba muy pesimista, pero gracias a Dios me equivoqué. Estas son las veces que uno dice: 'Qué bien que me equivoqué'”, declaró Ureña vía telefónica.

Desde el sábado, Ureña publicó en su cuenta de Facebook que su hija estaba desaparecida.

El caso despertó el interés de los usuarios de redes sociales en Nicaragua.

Ayer Ureña continuaba con temor sobre lo que podía ocurrirle a su hija, pues según él la adolescente, de 16 años, no conoce Nicaragua.

De acuerdo con la versión de Ureña, su hija estaba decepcionaba porque no ha podido estudiar.

La adolescente tiene dos años viviendo en Nicaragua, pero por asuntos migratorios no está estudiando, explicó Ureña.

“La niña no tiene anticuerpos para la calle, nunca ha salido sola, es muy ingenua. Es un peligro que esté en la calle. No sé si está viva todavía, no sé si la violaron, la mataron y la tiraron por allá”, dijo anoche el preocupado padre.

La adolescente vive en Managua, Nicaragua, junto a su padre y una hermana.