•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Operarios de la Alcaldía de la municipalidad de Managua iniciaron ayer las labores de limpieza en el cauce El Dorado, uno de los puntos más críticos de la capital debido a la acumulación de basura que registra.

Adolfo Tercero, jefe de limpieza de cauces de la Alcaldía de Managua, dijo que tan solo en este sitio por las próximas cuatro semanas estarán realizando cerca de cien viajes, en los que estarían extrayendo aproximadamente 10,000 toneladas de basura.

“En esta zona haremos unos cien viajes, eso representaría unas 10,000 toneladas extraídas, eso se hará en cuatro semanas de trabajo”, dijo Tercero.

Según la fuente, el plan de limpieza en los cauces capitalinos comenzó a ejecutarse desde el pasado 10 de enero, habiéndose trabajado hasta ahora en el cauce Los Cabros, en la zona conocida como el camino viejo hacia Masaya, cauce oriental, en el drenaje cercano al mercado Israel Lewites, y ahora en el sector de cauce El Dorado, en el que confluyen el cauce que viene desde el sector sur hospital Manolo Morales.

“El cauce tiene una extensión de 3.5 kilómetros, pero es uno de los puntos más críticos, porque hay mucho sedimento y basura plástica acumulada”, dijo Tercero.“En esta zona haremos unos cien viajes, eso representaría unas 10,000 toneladas extraídas, eso se hará en cuatro semanas de trabajo”, dijo Tercero.

Doce obreros para la faena

Las labores de limpieza están concentradas en la desembocadura del cauce, al norte del bulevar Don Bosco, justamente donde convergen los cauces Oriental y Dorado. En ese punto en la superficie del cauce se aprecia un cúmulo de platos plásticos, botellas, bolsas e inclusive rocas, todo eso se ubica sobre una gruesa capa de tierra.

Las labores de limpieza en esta zona están siendo ejecutadas por una cuadrilla de 12 obreros, los cuales se apoyan con una grúa, dos camiones de volquete que se introducen en el interior del cauce para ir removiendo los desechos y dos cargadoras con las que se extrae la basura del sitio.

Según Tercero, el material extraído desde el cauce es posteriormente trasladado hacia el punto en donde antes funcionó el relleno sanitario.