•  |
  •  |
  • END

CARAZO

Nuevamente incursiona la delincuencia en un templo católico a robar valiosas piezas. Esta vez se introdujeron en la capilla de la iglesia San José, ubicada en el barrio del mismo nombre, en Diriamba, donde los malandrines sustrajeron varias figuras y objetos antiguos, instrumentos musicales y dinero de las alcancías que están a la par de varias imágenes, como la del divino niño.

Fray José Prandina, de nacionalidad italiana, y quien tiene más de tres años de residir en el convento que es parte de esta iglesia, expresó que los antisociales ingresaron al templo pasando encima de la serpentina, posteriormente intentaron romper la ventana ubicada en la habitación de confesiones, pero como no pudieron, escalaron una pared de cinco metros, y posteriormente abrieron una pequeña ventana y rompieron el cedazo para incursionar al interior.

La iglesia fue despojada de una columna (falsa) con sus dos angelitos, que estaba en el sagrario, en la que se incluían unas campanitas, piezas traídas hace más de 70 años desde España. “Las figuras y los objetos venían destinados al sagrario, y el único que es parecido en Nicaragua es el de Chinandega, si no se recuperan estas piezas no sabemos qué haremos para restaurar lo robado”, dijo fray Prandina.

“Es lamentable que ladrones ingresen al templo y se lleven estas valiosas piezas, propiedad de la iglesia, pero además, los ladrones cargaron con un órgano, un amplificador, una mezcladora de sonidos, cables, transformadores y micrófonos”, aseguró el guía espiritual.

Fray José Prandina también dijo presumir que los delincuentes seguramente viven cerca de la iglesia y del convento, debido a la cantidad y volumen de cosas con las que cargaron.

Tercera ocasión que roban

Finalmente manifestó: “Esperamos que las autoridades policiales investiguen el caso y dé con el paradero de las piezas robadas, ya que en tres ocasiones la iglesia y el convento hemos sido víctima de los ladrones”.

En lo que va de este año, cuatro iglesias de diferentes religiones que están en el departamento de Carazo han sido profanadas por delincuentes que sustraen piezas, santos y listones.

Por su parte, el laico Sergio Baltodano comentó a EL NUEVO DIARIO su preocupación, puesto que el órgano que los amigos de lo ajeno se llevaron es de su propiedad, y era ocupado para la animación de los cánticos en las homilías y celebraciones marianas. “Ahora vamos a tener que cantar a capela”, expresó.