•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con la voz entrecortada por la emoción, el pastor y misionero David Spencer, impulsor de la iglesia Hosanna en Nicaragua, agradeció primero a Dios y al gobierno nicaragüense por otorgarle la ciudadanía y honrarlo con la distinción Orden Independencia Cultural Rubén Darío.

“La gente más linda y preciosa que conozco en el mundo son los nicas. Me he enamorado de este pueblo y la llevo en la sangre. Para mí es el mayor privilegio, después de Dios, recibir este honor tan grande”, comentó el pastor Spencer, cuya labor misionera religiosa la centró en Nicaragua desde los 21 años.

El pasado 7 de enero anunció a través de un video que sufre cáncer de páncreas en etapa terminal y que los médicos le han diagnosticado, como máximo, seis meses de vida.

En conferencia de prensa, junto a su esposa la pastora Bonnie Marshall Spencer, y el pastor ministerial Martín Sequeira, Spencer dijo que la noticia fue dada a conocer por la vicepresidenta Rosario Murillo el lunes señalado.

“Nos llena de orgullo que sea nicaragüense, que (Spencer) se haga nicaragüense. Ha apoyado, el pastor Spencer brindando a nuestro pueblo mucha fuerza espiritual para la lucha, para librar en trabajo y paz la lucha contra la pobreza y para construir una Nicaragua mejor cada día. Así que vamos a reconocerle honor a quien honor merece. Pastor David Spencer recibirá la ciudadanía nicaragüense que él ha solicitado y la Orden de la Independencia Cultural Rubén Darío”, dijo.

El pasado 7 de enero anunció a través de un video que sufre cáncer de páncreas en etapa terminal y que los médicos le han diagnosticado, como máximo, seis meses de vida.

Agregó que el comunicado del gobierno central, para él fue una alegría tan grande y al escucharlo se quedó sin palabras para expresar su felicidad.

“Es algo que yo deseé desde la primera vez que vine aquí, a los 21 años de edad. Esta es una alegría que con palabras no puedo expresar”, comentó Spencer, nacido en Washington, Estados Unidos, en 1945.

Por su parte, su esposa Bonnie Marshall, comentó estar conmovida y agradecida con el gobierno nicaragüense, porque la nacionalidad es algo que su esposo había deseado desde hace tanto tiempo.

Agregó que el comunicado del gobierno central, para él fue una alegría tan grande y al escucharlo se quedó sin palabras para expresar su felicidad.

Spencer por primera vez visitó Nicaragua a los 21 años. A los 23 asumió como pastor de la iglesia Centro Evangélico, en Managua. En 1996 comenzó en una casa de Managua que se convertiría en Comunidad de Renovación Hosanna, una congregación extendida a nueve departamentos, con más de 18 iglesias, con 16,000 personas reuniéndose semanalmente.

El pastor ministerial Sequeira dijo que aún desconocían el día que se le otorgaría la distinción, y se hará público.

Por otra parte comentó que la Comunidad de Renovación Hosanna es una comunidad de renovación familiar y da atención integral a todo lo que tiene que ver con esta. 

“Por eso tenemos escuela para padres, para matrimonios, para hijos, escuela de valores, de negocios para hacerlo a la manera de Dios, también grupos de jóvenes, programas de sanidad emocional y para orientación vocacional. Creemos que la verdadera riqueza está en el conocimiento que lleva a Dios y este nos permite conocer todas las otras áreas de la vida”, dijo Sequeira.