•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Michelle Guadalupe Miranda es una niña de 2 años que nació a las 28 semanas de gestación con un peso de dos libras y 30 centímetros de altura. Ser prematura provocó que le diagnosticaran hemiparesia derecha.

Este mal consiste en la disminución de la fuerza motora o parálisis parcial que afecta un brazo y una pierna del mismo lado del cuerpo. No podía gatear, caminar, mover su brazo derecho y tampoco tomar objetos con la mano. 

Sus padres, originarios de Sutiaba, León, la llevaron entonces a Los Pipitos para someterla a estimulación temprana y valoración de diferentes especialistas, a fin de garantizar un desarrollo normal. Desde los seis meses de edad le hacen terapia durante dos horas al día y ya se ven los cambios. 

La niña camina —aún con dificultad—, puede tomar objetos con su mano derecha, pero aún persiste en ella una afectación ortopédica llamada elongamiento del tendón de Aquiles, explica su mamá, Ligia Salinas. 

Michelle Guadalupe Miranda Salinas fue llevada ayer ante dos médicos estadounidenses que se encuentran en el país para valorar a niños, niñas y adolescentes atendidos en el Instituto Médico Pedagógico Los Pipitos (IMPP), que necesiten una cirugía por tener alguna complicación ortopédica. 

Ahí volvieron a confirmar el diagnóstico de elongamiento del tendón de Aquiles, lo que provoca que al caminar no pueda colocar sobre el piso el talón de su pie derecho, por eso camina de forma inclinada. De no realizarle la cirugía, la niña podría sufrir complicaciones en su desarrollo y afectar su cadera y pierna.

Michelle Guadalupe fue parte de un grupo de más de 70 niños, niñas y adolescentes que fueron valorados ayer por la fisiotepeuta estadounidense Leslie Paparsenos y el doctor Jeffery Schwab. 

Ambos se encuentran en el país como parte de una jornada médica que realiza cirugías ortopédicas a la niñez con discapacidad. 

Principales afectaciones

Darling Lira, fisioterapeuta del IMPP, explica que la mayoría de complicaciones ortopédicas que presentan los niños, niñas y adolescentes son malformaciones, patrones de tijera (en el que las piernas se entrecruzan), lo que dificulta que puedan limpiarlos. Los Pipitos atendían hasta el 2017 a más de 35,000 niños, niñas y adolescentes de todo el país. 

“También hemos visto que acá hay una incidencia de malformaciones en los brazos y caderas y afectaciones en el tendón de Aquiles”, dijo la fisioterapeuta estadounidense Leslie Paparsenos. 

Los casos que se presentan con frecuencia y pueden ser corregidos con más terapia son los constantes dolores musculares, mala posición de pies y músculos tensos. 

Ambos especialistas visitan el país desde el año 2002, dos veces al año para hacer las cirugías en los casos que así lo ameritan. 

“Hay casos en los que nos es necesario intervenir quirúrgicamente, las operaciones son para casos muy delicados y necesarios. Hay daños que tienen los niños que con más terapia se pueden corregir, por eso es muy importante que no dejen de llevarlos a sus centros”, agregó la fisiotepeuta. 

Costosas cirugías

Esta semana, los especialistas han realizado en el país al menos 10 cirugías. En promedio, cada año son intervenidos 50 niños, niñas y adolescentes. 

Michelle Guadalupe, la niña de Sutiaba, será operada en noviembre próximo en la segunda fecha de la jornada de este año, en el Hospital Alemán Nicaragüense. 

Quienes fueron valorados ayer y necesitan una intervención de este tipo, también serán operados el fin de año. 

El doctor Jeffery Schwab explicó que las cirugías de corrección de tendón que realizan de forma gratuita en Nicaragua, en Estados Unidos tienen un costo de US$5,000, mientras que las de corrección de hueso, US$8,000. 

El dinero para las intervenciones a la niñez atendida en Los Pipitos lo recaudan entre varios médicos. 

Para Ligia Salinas, el hecho de que su hija vaya a ser operada de forma gratuita, representa no solo una gran ayuda económica, “sino también porque mejorar la calidad de vida de nuestra hija va a impactar en nuestra vida diaria también porque se aumenta su independencia, ya no va necesitar tanto cuido y va poder crecer de forma normal”.