•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Obreros que reiniciaban labores encontraron, dentro de un pozo, el cuerpo de una menor de edad desaparecida hace tres meses.

Ellos y varios miembros de la comunidad Los Llanos número uno, donde vivía la niña, en el municipio de Pueblo Nuevo, dieron la alerta a las autoridades. Posteriormente, familiares reconocieron a Yesbeling María Espinoza Calero, de 12 años, como la víctima en el pozo, ubicado a unos 200 metros de distancia de la casa donde vivía la niña con su abuela.

Especialistas de la Policía Nacional investigan el caso, pero el cuerpo fue trasladado a Managua.

Un grupo de mujeres protestó anoche en Estelí al conocerse el hallazgo de una niña desaparecida.

La madre de la víctima, Flor Adelina Espinoza, buscaba a la niña desde el 24 de noviembre de 2017. 

La menor estaba bajo la tutela de su abuelita materna y, en el momento de su desaparición, cursaba su quinto grado de primaria en la escuela Guardabarranco de la comunidad.

Según los bomberos que asistieron al lugar, la niña vestía un short rojo y blusa rayada, el cuerpo estaba en estado de descomposición, atada de manos.Los Llanos número uno está a unos 18 kilómetros al suroeste del casco urbano del municipio de Pueblo Nuevo.

Según testigos, la menor tenía sobre su cuerpo una piedra de unas 60 libras.

Flor Adelina Espinoza Mendoza, pese al estado del cadáver, logró reconocer a su hija por las prendas de vestir que aún tenía.

Un grupo de mujeres protestó en Estelí tras conocerse el hallazgo de la niña desaparecida. Máximo Rugama/END -

Descartan venganza

Los parientes de la niña, entre ellos  Rafael Antonio Espinoza Calero, descartaron que los hechos contra la menor hayan tenido motivaciones de venganza, porque desconocen enemigos y vecinos de otras comarcas como El Colorado, El Chagüitón y de otros lugares, se han solidarizado con ellos.

Juanita Villarreina,  vicecoordinadora de la Fundación Entre Mujeres, un organismo que aglutina a más de 400 pequeñas y medianas productoras de la región norte y con presencia en el sector donde sucedieron los hechos, condenó este crimen atroz y solicitó a las autoridades competentes que los responsables no queden en la impunidad.

La dirigente sectorial señaló que, como la mamá de la niña trabaja como auxiliar del hogar en Estelí, supo en horas avanzadas de la tarde de este martes del hallazgo.

Primero llegaron al lugar oficiales de la Policía Nacional, encabezados por la subcomisionada Gema Paola Valle Artola, jefa de la delegación en Pueblo Nuevo.

Posteriormente las autoridades solicitaron apoyo a los especialistas de la delegación de los Bomberos de Condega, quienes invirtieron más de seis horas en la extracción del cuerpo, labor que concluyó a eso de las 8:00 p.m. del martes último. La extracción del cadáver fue difícil debido a que el pozo tenía entre 10 y 12 metros de profundidad; además, el área donde está siendo construido es accidentada.

En tales labores participaron cerca de 10  integrantes de la Asociación Civil de Bomberos de Condega, quienes estaban bajo la dirección  del comandante Rufo Centeno Olivas, jefe de la misma, y del teniente Néstor Briones, los que utilizaron una serie de equipos, metodologías y sus conocimientos en  rescate y salvamento. De igual forma se sumaron a la tarea comunitarias de la zona y empleados de entidades públicas, entre estos de la Alcaldía de Pueblo Nuevo.

El cadáver de la niña fue entregado a peritos del Instituto de Medicina Legal, quienes llegaron hasta el sector del crimen bajo fuerte custodia de la Policía Nacional. 

La menor desapareció hace tres meses, después de que una adolescente del lugar, según su abuela materna Emilia Calero Hernández, se la llevó con engaño. Cuando la familia le pedía explicaciones sobre el paradero de la niña, contestaba que un hombre se la había llevado.

Descubren en letrina a recién nacida muerta

La Policía Nacional investiga las circunstancias y causas en que una mujer, de 25 años, habría lanzado a una recién nacida al fondo de una letrina en una comunidad de Pueblo Nuevo. 

La mujer fue trasladada desde la comarca Los Horcones,  al hospital primario de la zona urbana de Pueblo Nuevo, lugar donde recibe atención médica por una hemorragia.

Vecinos del lugar especularon que la mujer, luego de lanzar el fruto de su vientre al fondo de la letrina, le tiró piedras, para cubrir el hecho. 

El cuerpo fue encontrado por vecinos en la letrina que pertenece al colegio de Los Horcones, a unos 10 kilómetros al suroeste del casco urbano del municipio de Pueblo Nuevo.

Una fuerza operativa  de la Policía Nacional, junto a peritos de laboratorio de investigaciones criminales  y de medicina forense, llegó al sitio luego de que fue extraído el cuerpecito, para retirarlo y realizar las indagaciones del caso.

El lunes, un feto de unos tres a cuatro  meses de gestación fue encontrado por trabajadores del área de limpieza detrás del edificio del laboratorio del hospital primario Ada María López de Condega-Estelí.

La criatura fue trasladada a Medicina Legal para profundizar sobre las causas que provocaron el aborto. La Policía Nacional retuvo a la  joven de 19 años, para indagar las circunstancias, pero la afectada mantiene que lo ocurrido no fue intencional.