•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Maike Friedrichsen, encargada de negocios de la Embajada de Alemania, afirmó que Nicaragua va a buen paso en el tema de desarrollo sostenible. La diplomática sostuvo que las políticas que han promovido a favor de las fuentes de energía renovables y la reciente adición al Acuerdo de París son una prueba de ello. 

Ayer durante el primer foro sectorial sobre desarrollo sostenible, la Embajada de Alemania y el Centro Humboltd presentaron un informe sobre los encuentros que tuvieron con representantes del sector privado de varios departamentos: Estelí, Juigalpa, Nueva Segovia, Jinotega, Matagalpa y León. 

Friedrichsen declaró que están satisfechos de que el Gobierno esté trabajando en un plan nacional para combatir el cambio climático. Reveló que Alemania ha apoyado a Nicaragua en los años 80 con la preservación de bosques, en los 90 trabajando en el sector de agua y saneamiento con las plantas de tratamiento en los lagos de Managua y Nicaragua. 

No obstante, manifestó que ven con preocupación el tema del deterioro ambiental, en específico el caso de Bosawás, y espera que iniciativas comiencen a aparecer para atender este caso. 

Por su parte, el oficial del cambio climático del Centro Humboldt, Alejandro Alemán, explicó que el desarrollo sostenible parte de tres ejes: lo económico, social y ambiental. En las cámaras empresariales de los departamentos en los que trabajaron hay una fuerte conciencia en que el eje económico y social está progresando, pero el eje ambiental está bastante débil, aseguró.  

“En el eje económico hay un índice de crecimiento superior al promedio de Latinoamérica y que impulsa los negocios y  la construcción de infraestructuras. En términos sociales la cobertura de servicio eléctrico y de agua potable ha aumentado”, afirmó Alemán. 

“Sin embargo, en el eje ambiental las cifras de deterioro no son buenas. En el mediano y largo plazo los tensores ambientales y degradación ponen en riesgo los avances económicos y sociales que se obtienen”, indicó.  

Otra vez mencionó el ejemplo concreto de Bosawás que es afectada por la invasión de colonos que llegan con prácticas agrícolas. 

Mejorar modelo de desarrollo 

El modelo de desarrollo está basado en la agricultura y la ganadería extensiva, eso tiene repercusiones ambientales fuertes, aseguró Alemán. “Este modelo basado en la sobreexplotación de los recursos naturales, no es sostenible en el largo plazo”. 

El experto dijo que es necesario replantear este modelo. “No se tiene que cambiar la matriz de producción, sino incorporar acciones y mitigación de impactos ambientales”. 

Según Alemán con el proyecto que impulsaron con la Embajada de Alemania y varios departamentos consiguieron realizar una propuesta para mejorar el modelo de desarrollo, como son promover un marco normativo para eliminar las quemas agrícolas, realizar una zonificación agroecológica para el ordenamiento de las actividades productivas entre otros puntos. 

Según Friedrichsen la Embajada de Alemania destinó US$15,000 para que se diera el encuentro entre las cámaras empresariales de estos departamentos y el Centro Humboltd. Parte de este dinero proviene de un fondo climático de US$70,000 que tiene el gobierno Alemán.