•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Eddy José Noguera Zamorán admitió haber estrangulado a su pareja y madre de sus dos hijos, Ruth Lumbí Blandón. Dijo que después de 12 años de relación ella ya no quería seguir con él. El crimen ocurrió ayer en el barrio Omar Torrijos, de la ciudad de Estelí. 

La pareja —originaria de Managua— habitaba desde hace un año en una casa de dos pisos que era rentada por varios inquilinos. El femicida confeso contó que luego de cometer el crimen llevó a sus dos hijos hasta una parada de buses para enviarlos sin compañía hasta la capital.

“Los mandé al barrio Waspam Sur de Managua. Le avisé a mi mamá (Reina Isabel Zamorán) que los mandara a traer a la terminal del Mayoreo”, aseguró desde la estación policial.

Ruth, trabajaba como obrera en una empresa tabacalera, y Eddy José como chofer de un vehículo de una empresa, en donde según las autoridades policiales lo habían despedido “por problemas” una semana atrás.

El comisionado mayor Alejandro Ruiz, jefe de la Policía en Estelí, detalló que la víctima “se encontraba con claras señales de estrangulamiento. Además presentaba golpes y moretones”. “Es un delito de femicidio”, aseguró.

Inicialmente la Policía había capturado a dos hombres como sospechosos, pero luego de la confesión de Eddy José Noguera Zamorán fueron liberados.

Sufría constante violencia

Carlos López, el dueño del inmueble donde habitaba la pareja, dijo que las discusiones eran constantes y que el hombre maltrataba a la mujer en reiteradas ocasiones.

Harold Ruiz y Raquel Martínez, también inquilinos se mostraron consternados por los hechos y describieron a la víctima como “una persona pacífica de pocas palabras y de buen comportamiento”.

Ambos aseguraron que Eddy José Noguera Zamorán buscaba los momentos que estaban solos para agredirla. Este es el segundo crimen contra una mujer en el departamento de Estelí en los últimos dos días, luego de que el pasado jueves se informara del asesinato de una niña de 12 años de edad.

El crimen ocurrió en el mismo barrio, donde en abril del 2016 Xiomara Cruz, una joven de 23 años, fue asesinada y enterrada en el patio de la casa de su asesino, Rodolfo José García Valenzuela, alias “El Popo”.

Mujeres reacconan

La Fundación Entre Mujeres (FEM) condenó el hecho y pidió castigo para el femicida.

Juanita Villarreina, vicecoordinadora de la FEM, instó a “luchar por desconstruir el sistema patriarcal y machista imperante y a las distintas entidades del Estado a prevenir la ola de violencia contra las mujeres, la niñez y la adolescencia”.

En lo que va del año siete mujeres han sido asesinadas en el país y el Observatorio de Violencia de Católicas por el Derecho a Decidir reporta al menos 11 femicidios frustrados. 

La Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres define el delito de femicidio como el hecho “cometido por un hombre en contra de una mujer en el marco de la relaciones desiguales de poder y que como resultado diere muerte a la mujer, en las circunstancias que la ley establece”. Este tipo de crímenes son penados con 30 años de cárcel. 

Testigos de femicidio, a la cárcel

A dos años de prisión fueron sentenciados ayer Napoleón Díaz Cano y Nelson Rojas, por el delito de omisión y encubrimiento del femicidio de la joven Ana Carolina Granera García, de 18 años, quien  fue encontrada muerta en las costas de Casares el 22 de octubre del año pasado.

Los jóvenes también tendrán que pagar cien días multas, equivalente 5,635 córdobas. Por el femicidio de la joven Ana Carolina, inicialmente se acusó a siete personas, siendo Jonathan Yamil Sánchez, el supuesto autor del delito, quien está siendo procesado. De los siete implicados en la muerte de la joven, dos fueron sentenciados ayer y tres aún están a la espera de juicio.