•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La efectividad policial se determina por la capacidad de investigar casos y llevarlos ante los jueces, este indicador se duplicó en los últimos diez años, según el “Libro Blanco. Incidencia de Elementos Delincuenciales en Nicaragua, período 2007-2017”. 

El documento oficial señala que entre las principales razones de aumento en la efectividad de la institución del orden público están la modernización de recursos y el incremento de personal para atender las demandas de justicia de las personas. 

También explica que la efectividad policial se calcula relacionando la cantidad de denuncias recepcionadas, con la cantidad de esos casos que se entregan al fiscal con autores conocidos y que llenan requisito para la acusación ante un judicial. El resultado de esa operación  da el indicador de porcentaje de casos resueltos.END

De igual manera expresa que en el año 2007 la efectividad policial registrada fue de 45.7%. No obstante en el 2016 un índice de efectividad policial fue de 90.8%.

Delitos más peligrosos

El Libro Blanco también señala que la peligrosidad de los delitos está relacionada con los daños ocasionados por los delincuentes, el riesgo de daños a la integridad física y a la vida de las víctimas; y con el criterio de alta peligrosidad se abordan los siguientes delitos: homicidios en general (incluye femicidios), robos con intimidación, violaciones sexuales y secuestros extorsivos.

Culpable de abuso sexual hombre que tocó glúteos a joven

Las denuncias relacionadas a estos delitos altamente peligrosos, según cifras oficiales en el año 2007 sumaron 9,297 manteniendo una tendencia de incremento hasta el año 2009 con 13,841 denuncias.

A partir del año 2010 se logró una disminución de las denuncias con respecto al año anterior, reducción que se ha sostenido año con año. En el 2016 las denuncias fueron 6,027 casos. Es decir, al final de 7 años consecutivos se logró reducir en un 67% los delitos de alta peligrosidad en Nicaragua. 

Te interesa: Policía recupera ganado robado por cuatreros en Camoapa

“La tabla estadística de delitos de alta peligrosidad muestra que de 9,297 denuncias en el año 2007, se ha logrado reducir a 4,026 denuncias en el año 2017 (según datos hasta octubre). 

Los reportes policiales establecen que hasta octubre del 2017 se reportaron 357 denuncias de homicidios y se resolvieron 268 casos. Además se registraron 2,683 denuncias de robos con intimidación de los cuales se resolvieron 1,754 casos.  También hubo 980 denuncias de violaciones y se logró resolver 911 de ellas. Finalmente hubo 6 denuncias de secuestro extorsivo y los 6 fueron resueltos. En total hubo 4,026, y se resolvieron 2,939 casos. 

Mejoría en seguridad

Francisco Javier Bautista Lara, especialista en temas de seguridad manifestó que la mejora en temas de efectividad es consecuencia de la acción integral, preventiva y coercitiva del Estado y del modelo de seguridad, a partir de políticas públicas, amplios programas de atención social y organización, asociación con el sector privado, inversión productiva, recreativa y comunitaria, el crecimiento y estabilidad económica; aumentó el empleo, salario mínimo y seguridad social. 

Hallan cadáver de niña en un pozo

Además explicó que según lo publicado, las denuncias por delitos de mayor peligrosidad (homicidios, violación, robo con intimidación, otros), descendieron desde 2010. Igual afirmación hace de las denuncias de delitos y faltas penales, lo que lleva a mejor efectividad; entre 2007 y 2017 se redujo a la mitad la cantidad de denuncias y se duplicó la efectividad policial.

“Tiene lógica, si hay menos volumen de hechos registrados, habrá mayor capacidad de atenderlos. Señaló una omisión: la “cifra oscura” (crímenes no denunciados), distinta entre tipos delictivos; el homicidio tiene cifra oscura casi cero, pero, en delitos sexuales es alta, como en violencia intrafamiliar, robos, hurtos y otros; no se puede afirmar qué reducción de denuncias implica menos delitos ocurridos sin relacionarlo con la variación de “cifra oscura”, ¿subió o bajó? Considerarlo dará mayor solidez a lo indicado”, dijo Bautista Lara. 

Además el especialista aseguró que hay imprecisión en el Libro Blanco al confundir “índice” y “valor absoluto”, como refirió en los 10 municipios con más muertes violentas. “Indican cantidades, no índices. Managua, aunque registra 37 homicidios (2016), tiene índice menor que (ejemplo), El Cuá (12), relacionado con su población”, refirió.

De manera general Bautista Lara destacó que la percepción social —según encuestas—, califica bien la seguridad ciudadana y sus instituciones. Las personas demandan vigilancia en paradas de buses, parques, mercados y colegios, en regulación del tránsito y la comunidad. 

“Las zonas más frágiles están en el Caribe y Norte, aunque la mayor población es en el Pacífico, donde demandan más servicios y ocurren más hechos. Confirma el Informe de Desarrollo Humano: la seguridad ciudadana no es homogénea”, sostuvo el especialista. 

Seguridad en el campo

Según el Libro Blanco en las zonas rurales del país, los delitos más frecuentes están relacionados con las principales actividades económicas productivas que se desarrollan. Los delitos más frecuentes los robos de cosechas agrícolas, abigeatos y el narcotráfico.

“El abigeato es el delito que más impacta en los productores, afectando a los principales rubros de producción nacional como son la industria láctea y la industria cárnica”, destacó el documento gubernamental.  

Según cifras oficiales en el año 2007 se registraron 3,894 denuncias de delito de abigeato.

No obstante a partir del año 2010, hubo una disminución sostenida durante 7 años consecutivos para finalizar el año 2017 con 969 denuncias de delitos de abigeato, es decir, se logró reducir en 78%. Sin embargo. solo se resolvieron 526 casos de este tipo.