•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El crimen contra Yesbeling María Espinoza Calero, de 12 años, fue cometido por dos individuos, según informó la policía de Estelí. El viernes 24 de noviembre del 2017, uno de sus verdugos abusó sexualmente de ella antes de matarla a machetazos y garrotazos, confirmó uno de los criminales capturados. 

El cuerpo de la niña que fue declarada desde entonces como desaparecida, fue encontrado la semana pasada dentro de un pozo a 200 metros de su vivienda en una comunidad rural.

La Policía Nacional capturó a Yorbin José Calderón Jiménez, de 22 años. Foto: Máximo Rugama/END.

La Policía Nacional capturó a Yorbin José Calderón Jiménez, de 22 años, quien admitió ante los medios de comunicación haber participado en el crimen, coaccionado supuestamente por Rommel José Jiménez Ponce, de 27 años, quien según el detenido estaba molesto porque la madre de la menor le había recriminado unas frases groseras.

Sobre una casa en disputa con la madre de la víctima, el comisionado mayor Alejandro Ruiz, jefe de la Policía en Estelí, declinó dar comentarios ya que las averiguaciones continúan. 

Juanita Villarreina, vicecoordinadora de la Fundación Entre Mujeres al conocer sobre el esclarecimiento del crimen, pidió que capturen al prófugo y que les apliquen a ambos el peso de la ley.Piden que capturen al prófugo y que les apliquen a ambos el peso de la ley. Foto: Máximo Rugama/END.

Hechos

Según la confesión del detenido, la niña regresaba de una pulpería con una amiguita adolescente. Jiménez se encontraba en un paraje deshabitado de la comunidad Los Llanos Número Uno, a 18 kilómetros al suroeste de Pueblo Nuevo, y la llamó, pero le dijo a la otra menor que se fuera. 

Después de cometer los delitos, los acusados amarraron el cuerpo con un pedazo de alambre de púas que habían arrancado de un cerco y junto con una enorme piedra lanzaron el cuerpo al fondo del pozo de casi diez metros de profundidad.

El jefe de la Policía en Estelí, aseguró que la roca a la que los criminales lanzaron al pozo junto al cuerpo pesa exactamente 92 libras. 

Jiménez es conocido en su comunidad como “El Zopilote”, tiene antecedentes por delitos como robo con fuerza, quebrantamiento de pena y en la comunidad lo vinculan a la narcoactividad.